5 artículos

Articulación (ser humano)

Las articulaciones se definen como las estructuras que sirven de unión a dos o más huesos próximos del esqueleto. Dependiendo de sus características pueden dar lugar a determinados movimientos más o menos complejos o bien dotar de flexibilidad a las estructuras óseas que relacionan. Las articulaciones se clasifican atendiendo a su estructura y a su función. Según su estructura, las articulaciones se dividen en tres grandes grupos: fibrosas, cuando el tejido que mantiene unidos a los huesos que forman la articulación es de tipo fibroso; cartilaginosas, cuando el tejido interpuesto es cartílago; y sinoviales, cuando entre ambos huesos existe un espacio relleno de un líquido amortiguador. Según su función las articulaciones pueden a su vez agruparse en otros tres tipos: sinartrosis (equivalentes a las fibrosas), cuando la articulación impide cualquier movimiento de los huesos que la forman; anfiartrosis (equivalentes a las cartilaginosas), cuando existe una pequeña movilidad...

El movimiento

Los seres vivos necesitan moverse para sobrevivir. Encontrar comida e ingerirla, manipular objetos, desplazarse o defenderse son algunas de las actividades de supervivencia básicas que implican movimiento. El movimiento es el resultado de un proceso complejo y coordinado en el que participa principalmente el sistema osteomuscular, es decir, el conjunto de músculos, huesos y articulaciones del organismo, y que es responsable también de dotar al cuerpo de su forma característica, de proporcionarle soporte y de proteger a los órganos internos. Para que los músculos se contraigan, y en consecuencia se produzca el movimiento, es necesario que les llegue una señal que se origina en el sistema nervioso. Los nervios que transmiten estas señales se denominan motores. El movimiento muscular puede ser voluntario, como por ejemplo el que se realiza al correr, o involuntario, como el del intestino. La distinción entre ambos tipos se debe fundamentalmente a la estructura de las fibras que...

Hueso (ser humano)

Órgano firme y resistente compuesto principalmente por tejido óseo y que forma parte del endoesqueleto de los vertebrados. El conjunto de huesos del organismo forma lo que se denomina esqueleto, que es la parte rígida del cuerpo humano. El esqueleto se divide en dos partes; por un lado el esqueleto axial formado por el cráneo y la columna vertebral, y por otro el apendicular constituido por las extremidades superiores e inferiores. Los huesos desempeñan diversas funciones en el organismo: constituyen un soporte rígido que facilita el movimiento al representar un punto de anclaje para los músculos y actuar a modo de palancas durante su contracción; protegen órganos vitales como, por ejemplo, los componentes del sistema nervioso central, que se encuentran cubiertos por el cráneo y por las vértebras, o los pulmones y el corazón que, por su parte, lo están por las vértebras, las costillas y el esternón; dan cobijo en su interior a la médula ósea, lugar donde tiene lugar la formación...

Músculo (ser humano)

Los músculos podrían definirse como el tejido contráctil del organismo cuya función es el movimiento. Guardan estrecha relación con las fibras nerviosas y obtienen la energía necesaria para su actividad de los procesos metabólicos que tienen como sustrato los nutrientes que se ingieren en la alimentación. Los músculos se dividen en tres tipos, atendiendo a su estructura microscópica y también a la posibilidad de controlar su activación: estriados voluntarios (los esqueléticos), estriado involuntario (el cardiaco) y lisos involuntarios. Los músculos estriados voluntarios o esqueléticos están unidos casi en su totalidad al esqueleto y suponen la mayor parte del tejido muscular total. Según su localización en el organismo se agrupan en músculos de las extremidades y músculos del esqueleto axial (del tronco y de la cabeza). Los primeros intervienen en el movimiento de los brazos, las piernas, las manos y los pies y los segundos son los responsables del mantenimiento de la postura. Los...

Sistema musculoesquelético (ser humano)

Sistemas corporal formado por el conjunto de órganos que da soporte y protección a los tejidos blandos y los órganos y permiten el movimiento. El sistema musculoesquelético puede dividirse en el esqueleto y los músculos. El esqueleto está formado por los huesos, las articulaciones y los cartílagos. Se encarga de dar soporte y protección a los tejidos blandos y a los órganos; también ofrece puntos de apoyo o anclaje a los músculos para que se mueva el cuerpo. Existen alrededor de 206 huesos. Éstos tienen distintas formas, algunos son largos, otros cortos, unos tienen forma de cubo, otros son planos y los hay irregulares. El interior de muchos de los huesos largos está ocupado por la médula ósea, lugar donde se forman las células de la sangre. Una articulación es el punto donde se unen varios huesos. En ocasiones, esta unión es tan estrecha que no existe movimiento, como ocurre, por ejemplo, en las articulaciones de los huesos del cráneo. Otras sí permiten cierto grado de...