9 artículos

Corazón (ser humano)

Órgano muscular hueco que constituye el elemento principal del sistema circulatorio o cardiovascular. Su función es la de bombear sangre a través de los dos "circuitos" sanguíneos: el general y el pulmonar. Su peso varía entre 230 y 340 gramos. El corazón es un órgano muscular hueco que está contenido en un saco membranoso denominado pericardio. Estructuralmente está compuesto por tres capas: la más externa se denomina epicardio y envuelve toda su superficie; la zona media se llama miocardio y está formada por músculo estriado; la parte más interna se denomina endocardio. Internamente tiene un tabique muscular que separa la parte derecha de la parte izquierda. A su vez cada una de las dos partes se divide en una cámara superior, la aurícula, y una cámara inferior, el ventrículo. Las dos aurículas se encargan de recibir la sangre que llega al corazón; los ventrículos, que presentan un mayor desarrollo muscular, se encargan de bombearla para que circule por el organismo. La sangre...

Eritrocito

Tipo de célula sanguínea también llamada hematíe o glóbulo rojo que se encarga del transporte de oxígeno y dióxido de carbono por el cuerpo. Es la célula más numerosa y supone aproximadamente el 40% del volumen total de la sangre. Un individuo adulto sano tiene aproximadamente de cuatro a seis millones de eritrocitos por mililitro de sangre. La función principal de los glóbulos rojos es el transporte de oxígeno y de dióxido de carbono. En los hematíes se encuentra la hemoglobina, una sustancia que atrapa el oxígeno cuando la sangre pasa por los pulmones. A partir de ahí la circulación de la sangre facilita que la hemoglobina libere el oxígeno en los distintos tejidos. Al mismo tiempo los tejidos ceden dióxido de carbono que también se une a la hemoglobina. En estas condiciones es devuelta de nuevo a los pulmones donde se vuelve a producir el intercambio gaseoso. Cuando no existe suficiente número de hematíes, por ejemplo, debido a mala alimentación, grandes pérdidas de sangre,...

Factor Rh

Hace referencia a un elemento presente en las membranas de los glóbulos rojos o eritrocitos de la sangre del 85% de las personas. La denominación se debe a que este componente estructural fue identificado por vez primera por Philip Levine y R. E. Stetson, en 1939, en sus investigaciones sobre la sangre de los monos de la especie Macacus rhesus (Rh es la inicial de rhesus). Las personas que tienen dicho factor se denominan Rh positivas, mientras que las que carecen de él son Rh negativas. El factor Rh es, junto con el grupo sanguíneo, el elemento que caracteriza el tipo de sangre de cada persona y determina la compatibilidad de las diferentes clases de sangre al practicar una transfusión, además de constituir un elemento importante a la hora de alertar sobre el desarrollo de posibles complicaciones que pueden producirse en el hijo, si los factores Rh del feto y de la madre son diferentes. Asimismo, se han de vigilar especialmente los embarazos en los que la madre sea Rh negativa y...

Grupo sanguíneo (ser humano)

Tipo de sangre de las personas dado por la ausencia o presencia de determinados antígenos en la superficie de los glóbulos rojos. La sangre de las diferentes personas no es igual. Presentan características antigénicas particulares. Atendiendo a estas diferencias la sangre se clasifica en grupos o tipos. Los dos que más importancia tienen son los ABO y los Rh, determinados ambos por aspectos especiales de los glóbulos rojos. Según la clasificación ABO la sangre pueden dividirse en cuatro posibles grupos: A, B, AB y O. La diferencia entre ellos radica en la presencia o no de una proteína en la membrana de los hematíes. Cada persona tiene un grupo sanguíneo ABO único. Si un individuo es del grupo A quiere decir que en la membrana de sus glóbulos rojos existe la proteína A. Además esta persona presentará anticuerpos frente a la proteína B. Esto es muy importante ya que si esta persona recibe una transfusión de sangre del grupo B (los eritrocitos poseen en su superficie la proteína B)...

Hemoglobina

Principal pigmento que contienen los glóbulos rojos de los animales vertebrados. Los glóbulos rojos contienen como media 16 gramos de hemoglobina por cada 100 mililitros de sangre en el hombre y de 14 gramos en la mujer. En los recién nacidos las concentraciones pueden ser superiores durante las primeras semanas de vida. Desde el punto de vista estructural es una proteína (globina, formada por dos pares de cadenas polipeptídicas de más de 140 aminoácidos) que contiene cuatro grupos hemo (que contienen hierro). Espacialmente adopta la forma de un tetraedro. Los grupos hemo están formados por un anillo orgánico denominado porfirina al que se unen los átomos de hierro. Cada glóbulo rojo contiene aproximadamente 200 o 300 moléculas de hemoglobina. Es la encargada de transportar el oxígeno (cada uno de los átomos de hierro es capaz de fijar un átomo de oxígeno) y el dióxido de carbono desde el lugar del intercambio gaseoso (alveolos pulmonares) hasta todas y cada una de las células del...

La circulación de la sangre

Todos los órganos y tejidos y cada una de las células del organismo necesitan nutrientes, oxígeno y otras sustancias para crecer y realizar sus funciones de un modo adecuado. También deben eliminar el dióxido de carbono y los productos de desecho para que estos no afecten negativamente al organismo. El sistema circulatorio, formado por el corazón, los vasos sanguíneos y la sangre, se encarga de distribuir las sustancias necesarias y recoger las tóxicas. El corazón es un músculo hueco que actúa como una verdadera bomba haciendo que la sangre se mueva de un modo rítmico. Se divide en dos partes: izquierda y derecha. La parte izquierda del corazón recibe la sangre de los pulmones y la envía al resto del organismo; la parte derecha la recoge de vuelta y la envía a los pulmones. La sangre abandona el corazón a través de unos conductos amplios, las arterias, que van ramificándose y estrechándose como las raíces de una planta hasta convertirse en arteriolas. Las arterias y las arteriolas...

Presión sanguínea

La presión sanguínea es la fuerza que ejerce la sangre sobre las paredes de los vasos que la conducen. Se trata de una magnitud de intensidad variable que depende sobre todo de la fuerza de las contracciones cardiacas con las que la sangre es impulsada, del volumen y la viscosidad de la sangre, de la elasticidad de los vasos y de la resistencia de los capilares. Todos los vasos sanguíneos presentan un valor de presión sanguínea, que es mayor en las arterias que en las venas. El máximo se registra en la arteria aorta, al salir la sangre del corazón, y el mínimo en la vena cava cuando retorna al interior del músculo cardiaco. La diferencia entre la presión arterial media y la venosa es el gradiente de presión sanguínea, que es precisamente el factor que determina el flujo de la sangre a través del cuerpo. Los valores que se miden, por medio de un aparato denominado esfigmomanómetro, son la presión sistólica, presión arterial máxima durante cada ciclo circulatorio, y la presión...

Sangre (ser humano)

Fluido de color rojo que circula por las venas y arterias de los animales. Es el líquido más importante del organismo, ya que transporta los nutrientes a todas las células del mismo, así como sus residuos. Supone aproximadamente el 7% del peso vivo de una persona. Un individuo de 70 kg, tendrá aproximadamente 5,5 litros de sangre. La sangre circula a través de todo el sistema circulatorio. Las paredes de los vasos están formadas por células vivas que permiten el tránsito de nutrientes y productos de desecho en un intercambio continuo con los distintos órganos y tejidos. En la sangre también se encuentran sustancias químicas fundamentales en la lucha frente a infecciones. Transporta nutrientes y oxígeno a las células y a su vez recoge los productos de desecho para llevarlos a los riñones donde son filtrados y eliminados mediante la orina. También lleva el dióxido de carbono que se eliminará por los pulmones. Si un tejido no recibe suficiente sangre, sus células no funcionarán...

Sistema circulatorio (ser humano)

El sistema circulatorio, también denominado sistema cardiovascular, está constituido por el corazón y los vasos sanguíneos: arterias, arteriolas, venas, vénulas y capilares. Su función es aportar la red de canales que permita a la sangre transportar los nutrientes y el oxígeno a los tejidos y eliminar los productos de desecho de los mismos. También es el lugar donde el organismo organiza la lucha frente a las infecciones. Todos los órganos y tejidos y cada una de las células del organismo necesitan nutrientes, oxígeno y otras sustancias para crecer y realizar sus funciones de un modo adecuado. También deben eliminar el dióxido de carbono y los productos de desecho para que estos no afecten negativamente al organismo. El sistema circulatorio, formado por el corazón, los vasos sanguíneos y la sangre, se encarga de distribuir las sustancias necesarias y recoger las tóxicas. El corazón es un músculo hueco que actúa como una verdadera bomba haciendo que la sangre se mueva de un modo...