Grupo sanguíneo (ser humano)

Tipo de sangre de las personas dado por la ausencia o presencia de determinados antígenos en la superficie de los glóbulos rojos.

La sangre de las diferentes personas no es igual. Presentan características antigénicas particulares. Atendiendo a estas diferencias la sangre se clasifica en grupos o tipos. Los dos que más importancia tienen son los ABO y los Rh, determinados ambos por aspectos especiales de los glóbulos rojos.

Grupos ABO

Según la clasificación ABO la sangre pueden dividirse en cuatro posibles grupos: A, B, AB y O. La diferencia entre ellos radica en la presencia o no de una proteína en la membrana de los hematíes. Cada persona tiene un grupo sanguíneo ABO único.

Compatibilidad sanguínea.

Si un individuo es del grupo A quiere decir que en la membrana de sus glóbulos rojos existe la proteína A. Además esta persona presentará anticuerpos frente a la proteína B. Esto es muy importante ya que si esta persona recibe una transfusión de sangre del grupo B (los eritrocitos poseen en su superficie la proteína B) se producirá la destrucción de estos glóbulos rojos por parte de los citados anticuerpos (el organismo los reconoce como extraños). Esta reacción puede llegar a resultar muy grave, incluso mortal. Y lo mismo ocurrirá si un individuo con un grupo sanguíneo B recibe sangre del grupo A.

Que una persona sea del grupo sanguíneo O quiere decir que no presenta este tipo de proteínas en la superficie de los glóbulos rojos. Esto implica que su sangre puede transfundirse a cualquier otra persona, independientemente del grupo sanguíneo del receptor, ya que no tiene elementos que puedan ser considerados extraños. A estas personas se les llama donantes universales. Sin embargo que sean del grupo O también indica que ellos poseen anticuerpos frente al grupo A y al grupo B, con lo cual cuando necesitan una transfusión sólo pueden recibirla de otro paciente con grupo sanguíneo O.

Por otro lado, los individuos con el grupo sanguíneo AB tienen sobre la superficie de sus eritrocitos tanto la proteína A como la proteína B, pero no presentan ningún tipo de anticuerpo. Estos pacientes solamente pueden donar a personas de su mismo grupo. Sin embargo, como no presentan anticuerpos, pueden recibir sangre de cualquier grupo: se denominan por ello receptores universales.

Grupos Rh

Esta clasificación se basa en la presencia o ausencia de una proteína, llamada factor Rh, sobre el glóbulo rojo. Si el paciente tiene esa proteína será Rh positivo, y si no la tiene, Rh negativo.

Este grupo es importante sobre todo para mujeres gestantes que sean Rh negativas y cuyo feto sea Rh positivo. En algún momento de la gestación puede ocurrir que la sangre del feto entre en contacto con la de la madre. En ese momento ella generaría anticuerpos frente al factor Rh. El problema consiste en que si la madre queda de nuevo embarazada y el siguiente feto es Rh positivo, los anticuerpos previamente formados en el embarazo anterior podrían destruir los glóbulos rojos del futuro bebé, ocasionando graves problemas, e incluso la muerte del mismo. En esos casos, los médicos ponen a la madre una inyección durante el primer embarazo para neutralizar el factor Rh procedente del niño antes de que la madre pueda generar anticuerpos frente a él y evitar así problemas en un siguiente embarazo.