Chat

    Servicio de Internet que sirve para poner en comunicación a dos o más personas en tiempo real. Es por tanto de naturaleza distinta a otros métodos de relación, como, por ejemplo, el correo electrónico, ya que en este último un mensaje dirigido a una persona puede ser leído por ésta mucho tiempo después de haber sido emitido.

    El término inglés chat puede ser traducido al castellano como charla, denominación reveladora de la naturaleza de este sistema, que verdaderamente se asemeja a una conversación, desarrollándose de la misma manera que cualquier otra mantenida en la realidad.

    De esta manera, en un chat, lo que diga una determinada persona es accesible a todos los componentes del grupo, siendo posible a cualquiera de ellos abandonar la conversación cuando lo desee. Del mismo modo, también en cualquier momento, un nuevo elemento puede incorporarse al debate.

    A veces, en los chats se imponen previamente unas normas que deben ser seguidas por todos los participantes. Estas reglas son de muy variada índole y pueden ir desde el vocabulario que se emplee, hasta delimitaciones de los campos del debate, lo cual puede ser interesante, sobre todo si se habla de cuestiones políticas o religiosas. Naturalmente, es aconsejable mantener el anonimato de los conversadores, por lo que éstos se identifican por un sobrenombre o nick que cada uno elige.

    El protocolo de los chats es el IRC (Internet Relay Chat o conversación interactiva por Internet), aparecido por vez primera en Finlandia, en 1981. Ideado por Jarkko Oikarinen, en la actualidad ha dado lugar a numerosas redes, de las que es un importante ejemplo la Efnet. Dentro de cada IRC se definen canales, en cada uno de los cuales se aborda una determinada temática.

    La práctica de un chat exige, en primer término, conectarse a una red IRC, para lo cual debe proporcionarse el mencionado nick. A continuación, se puede elegir entre el conjunto de canales que se ofrecen aquel que se desea utilizar. A veces, no todos los canales son accesibles, ya que pueden existir algunos protegidos por contraseñas, accesibles sólo mediante invitación, o bien, aunque sean públicos, que admitan sólo a un determinado número de participantes.