Hemoglobina

    Principal pigmento que contienen los glóbulos rojos de los animales vertebrados. Los glóbulos rojos contienen como media 16 gramos de hemoglobina por cada 100 mililitros de sangre en el hombre y de 14 gramos en la mujer. En los recién nacidos las concentraciones pueden ser superiores durante las primeras semanas de vida.

    Desde el punto de vista estructural es una proteína (globina, formada por dos pares de cadenas polipeptídicas de más de 140 aminoácidos) que contiene cuatro grupos hemo (que contienen hierro). Espacialmente adopta la forma de un tetraedro. Los grupos hemo están formados por un anillo orgánico denominado porfirina al que se unen los átomos de hierro. Cada glóbulo rojo contiene aproximadamente 200 o 300 moléculas de hemoglobina.

    Es la encargada de transportar el oxígeno (cada uno de los átomos de hierro es capaz de fijar un átomo de oxígeno) y el dióxido de carbono desde el lugar del intercambio gaseoso (alveolos pulmonares) hasta todas y cada una de las células del organismo. Se une de forma reversible al oxígeno, formando la oxihemoglobina que tiene una coloración rojo brillante y también al dióxido de carbono, carboxihemoglobina, tomando entonces una coloración más azulada.

    La hemoglobina es sintetizada durante el proceso de fabricación de los glóbulos rojos en la médula ósea (cavidad central de los huesos del cráneo, columna vertebral, costillas, huesos largos de las extremidades). Cuando el hematíe es destruido (habitualmente en el bazo) la hemoglobina se metaboliza. El hierro es trasportado de nuevo a la médula para formar nuevos eritrocitos. Los componentes de la hemoglobina que no se reutilizan son transformados en distintos pigmentos (bilirrubina y biliverdina, principalmente) que forman parte de la bilis y que son eliminados al exterior a través de las heces.