2 artículos

Fuerza, trabajo y energía

Fuerza, trabajo y energía. El estudio del movimiento es uno de los más antiguos de la ciencia filosófica. Las primeras civilizaciones se preguntaron ya acerca del deambular de los astros en el cielo y aventuraron explicaciones para los desplazamientos de los objetos que veían a su alrededor. No obstante, hasta bien entrado el siglo XVII no se completó una descripción sistemática del mismo a través de una de las obras capitales de la literatura científica: los Principios matemáticos de filosofía natural, de Isaac Newton. Calificado por sus contemporáneos como el mayor genio de la historia, el científico inglés reconoció con una célebre frase la larga herencia recibida de sabiduría y de conocimiento: «Si he logrado ver más lejos, ha sido porque he subido a hombros de gigantes».    . La mecánica: conceptos fundamentales. En la física actual, la ciencia que estudia los movimientos y sus causas se conoce como mecánica. Esta disciplina científica se ocupa de las siguientes materias:. ...

La energía nuclear. Pros y contras

El descubrimiento de la radiactividad en la que se sustenta el desarrollo ulterior de la tecnología nuclear fue un hecho un tanto accidental. Introducido en el interés por los fenómenos de la fluorescencia, el francés Henri Becquerel descubrió las emisiones radiactivas de ciertos materiales, tras dejar varias placas guardadas en un cajón junto a cierto mineral, en espera de que mejorara el tiempo atmosférico para proseguir con sus experimentos. Para su sorpresa, las placas mostraron una actividad mucho mayor que cuando se exponían a la luz solar, lo que le llevó a postular la existencia de unas misteriosas radiaciones intrínsecas a determinados materiales. El refinamiento de los estudios debido al propio Becquerel y al matrimonio formado por Marie y Pierre Curie permitió describir la radiactividad natural. El posterior trabajo de Albert Einstein sobre la equivalencia entre masa y energía y el dominio de los materiales radiactivos fisionables, como el uranio, abrirían el camino...