5 artículos

El derecho

Los conceptos de derecho y justicia aparecen íntimamente ligados en la conformación de las sociedades y los Estados modernos. No obstante, a pesar de su similitud existen pequeñas diferencias que justifican su tratamiento y estudio por separado. Aunque uno de los sentidos corrientes del término «derecho» es precisamente «justicia» (por ejemplo, decir «no hay derecho» es lo mismo que decir «no es justo», o creerse con el derecho a hacer algo equivale a afirmar que la justicia ampara esos actos), aquél implica más bien un conjunto de normas y reglas destinadas al mantenimiento del orden, sea éste justo o injusto. En consecuencia, el derecho puede servir para amparar una situación completamente injusta, como una dictadura, basándose en que la ley circunstancial justifica el comportamiento del Gobierno. Sin embargo, en el uso ordinario del término «derecho» éste es equiparado de nuevo con el de «justicia», de tal modo que cuando se dice de forma común que se obra por derecho se quiere...

El estado

La historia de la filosofía está llena de intentos por definir la esencia del Estado y su relación con los individuos y la sociedad. Junto a los grandes edificios especulativos y metafísicos aparecen modelos explicativos que tratan de abordar la manera en la que se articulan la convivencia humana y el poder de los gobiernos, de tal modo que la filosofía supone un esfuerzo continuo por imaginar y proponer una sociedad justa o ideal, acorde con la forma de ser propiamente humana, con su naturaleza. Bien es cierto que la mayor parte de las propuestas sociales de los filósofos más célebres se suelen perder en consideraciones demasiado utópicas, difícilmente aplicables al estado real de los hechos, pero no por ello hay que despreciar la vigencia de muchas de las ideas de estos pensadores en las democracias modernas. Desde el origen de la democracia en Grecia hasta los últimos modelos estatales modernos, el pensamiento occidental ha propuesto las ideas elementales que integran la actual...

La democracia

El concepto de democracia aparece en la historia de la humanidad como la manifestación ideal de un logro político, social y cultural. Si se tienen en cuenta la cantidad de sistemas políticos corruptos que han determinado la vida de millones de hombres, la posibilidad de que exista, se defienda y se practique la democracia, da cuenta de la riqueza que encierra el espíritu humano. Democracias ha habido muchas, aunque es importante tener en cuenta que en numerosas ocasiones no han sido sino tapaderas políticas que han ayudado a legitimar otras formas de poder absolutista encubiertas bajo un inmenso aparato propagandístico. El hecho de que todos los ciudadanos tengan acceso al voto no tiene por qué decir que efectivamente se vaya a cumplir su voluntad. De hecho, aunque todos tengan derecho al voto, éste se puede ver condicionado de muchas formas. Los candidatos pueden estar preasignados de tal forma que la voluntad popular siempre tenga como resultado un personaje perteneciente al...

La justicia

La justicia se puede definir a partir de dos dimensiones distintas: desde la relación del individuo con la sociedad y las normas y desde la validez de las normas existentes, que pueden ser consideradas como justas o injustas por los sujetos que se ven afectados por ellas. Según la primera perspectiva, la justicia consiste en la conformidad del comportamiento humano con una serie de normas, sean del tipo que sean; según la segunda, en la validez objetiva de las normas y las reglas que se aplican dentro de unas circunstancias o una sociedad dada y que dan lugar al derecho. Ambas perspectivas se hallan presentes a lo largo de toda la historia de la filosofía, y han sido objeto de las más diversas interpretaciones, que enlazan el concepto de justicia con otras entidades como la sociedad, el Estado o el hecho moral. La justicia, por tanto, debe ser comprendida como el corolario de un exhaustivo estudio de la naturaleza humana, que conduce, invariablemente, al estudio de las culturas y...

La sociedad

Cualquier consideración en torno al ser humano y a su naturaleza pecará de imprecisa o abstracta si no comprende el entorno social en el que el individuo se desenvuelve. En muchas ocasiones, se ha reprochado a determinadas formas de filosofía precisamente de eso, de no haber sido capaces de hablar del hombre concreto, del ser de carne y hueso que vive en el seno de unas estructuras sociales reales. Miguel de Unamuno (1864-1936), por ejemplo, ironizaba sobre el sujeto puro propuesto por René Descartes (1596-1650) en su metafísica, tildándolo de hombre «de matute», de ser desclasado y extirpado de su campo legítimo de desarrollo. Si bien es cierto que los entes trascendentales, tan usuales en la filosofía, poseen un inmenso valor para acercarse a las facultades del hombre consideradas en abstracto, en potencia, no lo es menos que también es necesario hablar de él como individuo concreto para poder acercarse a su realidad. Lo más característico de la humanidad viene determinado por la...