60 artículos

Absoluto

El término absoluto puede funcionar tanto como sustantivo como adjetivo, y recibió su significación más extendida en la obra de los autores románticos e idealistas, como Schelling o Hegel. Para el ideario de estas corrientes de pensamiento, el adjetivo absoluto se emplea para indicar el carácter no condicional de un fenómeno, de tal forma que algo es absoluto cuando lo es bajo todas las consideraciones, sin ninguna clase de excepción que perturbe su verdad sólida y definitiva. En este sentido, se puede afirmar que una verdad es absoluta cuando no la cuestiona ninguna clase de duda o cuando no existe ni un solo hecho que cuestione su autenticidad; así, lo contrario a lo absoluto es lo relativo o lo circunstancial. Por otra parte, los mismos autores románticos hablaron del absoluto como sustantivo, que emplearon sobre todo para referirse al dios filosófico, al principio de la realidad, la inteligibilidad o lo existente. No en vano, mientras el pensamiento de Kant, que considera...

Agnosticismo

Aunque el término agnosticismo suela aplicarse al ámbito de la fe, su origen se encuentra en el mundo del pensamiento y, más en concreto, en el de la gnoseología. Así, fue nombrado por primera vez en el siglo XIX por el naturalista inglés Thomas Huxley, quien lo usó para referirse a aquellos problemas que no pueden ser solucionados debido a que no es posible abordarlos desde el punto de vista de las ciencias positivas. Así pues, la palabra agnosticismo no nació para ser utilizada en el ámbito de la religión, ya que también hacía referencia al mundo de la metafísica o de los cuerpos y objetos que no se podían medir, pesar o percibir. Al poco tiempo de ser acuñado el término, empezó a ser empleado por grandes pensadores de corte positivo, como Darwin o Spencer, quienes reconocían que no poseían los suficientes datos científicos como para afirmar si creían o no en la existencia de Dios. Sin embargo, otros autores usaron el concepto para hablar de aquellas teorías en las que se...

Amistad

El concepto de amistad posee cierta relevancia dentro del mundo de la filosofía y, más en concreto, del pensamiento práctico y la ética. Desde un punto de vista general, se puede definir como la relación entre dos o más personas basada en la concordancia de mutuos afectos positivos. Aristóteles es quizá el pensador que más interés ha mostrado por el concepto, dedicándole gran parte de una de sus más importantes obras, la Ética a Nicómaco. En ella se puede observar, de un lado, cómo los primeros filósofos griegos entendían la amistad desde un punto de vista mucho más amplio que las culturas contemporáneas; del otro, las implicaciones vitales personales que extraía de ella este pensador nacido en Estagira. La amistad es, dice Aristóteles, la más importante de todas las virtudes. Se puede ser afortunado, bello, inteligente o comedido; pero si no se dispone de ninguna otra persona con la que compartir los propios méritos, éstos terminan careciendo de sentido. La amistad es además...

Analítica

Desde un punto de vista general, se llama analítica a toda aquella disciplina o doctrina que se basa entera o parcialmente en el análisis; mientras que, desde un punto de vista histórico, se trata de un concepto que fue empleado de manera precisa por Aristóteles, quien lo utilizó para referirse a aquella parte de la lógica que se dedica al análisis de los argumentos y las verdades siguiendo los principios elementales de la silogística. Así, la analítica aristotélica consiste en buscar en todos los enunciados las estructuras propias de los silogismos, encontrando en ellas premisas y conclusiones. Casi veinte siglos después, Immanuel Kant recuperó el concepto, reformulándolo bajo la noción de "analítica trascendental", que apuntaba al análisis de las condiciones trascendentales que permitían el desarrollo de las distintas formas de conocimiento o de los juicios. De esta manera, había una analítica de lo bello, una analítica de la verdad, etc. Así, para Kant, la analítica era lo...

Anamnesis

Platón llamaba anamnesis, o reminiscencia, al recuerdo que tiene el hombre en este mundo de la vida anterior, en la que contemplaba de un modo inmediato y directo las ideas. La anamnesis es una de las pruebas principales de la inmortalidad del alma. Pues “si este principio es exacto -escribe Platón en el Fedón- es indispensable que hayamos aprendido en otro tiempo las cosas de que nos acordamos en éste, lo cual sería imposible si nuestra alma no hubiera existido antes de asumir forma humana”. Es decir, para Platón es del todo imposible que se pueda aprender o estudiar algo de lo que no se tiene ninguna clase de noción. Lo anterior obedece a que, según los mitos platónicos, la existencia es el resultado de una caída. En su origen, el hombre es sólo alma y vive en el mundo de las ideas. Sin embargo, la imprudencia de una de las partes del alma hace que ésta caiga al mundo y se encarne en un cuerpo. Una vez que el alma se encuentra en el mundo de la materia y de las apariencias, la...

Antropomorfismo

El antropomorfismo consiste en la tendencia por parte del hombre a transformar aquello que no entiende a las proporciones y los comportamientos propiamente humanos. Este vicio gnoseológico, que resulta la mayoría de las veces de la incomprensión de un gran número de fenómenos naturales y metafísicos, fue ya denunciado por los primeros pensadores de la historia. Así, Jenófanes de Colofón afirmaba que los seres humanos suelen imaginar a sus dioses como si se asemejasen a ellos. Los dioses personales son humanos, y los europeos los imaginan como si también fuesen europeos, las culturas de color como si fuesen de color, etc. A este respecto, cabe destacar el pensamiento del filósofo moderno alemán Friedrich Nietzsche, quien decía que los dioses no son sino una proyección humana en la que se incluye lo mejor del género, aquello que es más sublime. Sin embargo, el antropomorfismo no se detiene en el mundo de la religión, sino que también invade el mundo de la ciencia o los episodios...

Arché o principio

El concepto de arché (también arjé) fue el primero que se empleó para hacer referencia a uno de los términos elementales de la historia de la filosofía: el principio. Los griegos, preocupados sobre todo por el estudio de la naturaleza, utilizaron la idea de arché para indicar el origen absoluto de la realidad, el fundamento de lo que existe, la causa fundamental de lo real. Anaximandro fue el primer pensador que hizo un uso explícito del término, aunque fue sobre todo Aristóteles el que le dio un sentido completo y exhaustivo. Para éste el arché posee un conjunto de significados que, aunque son similares, no son idénticos. De estos significados, destacan cuatro:. 1. La causa. Es aquello que se halla en el principio del movimiento, el cambio o el devenir. Así, el punto del que parte una figura geométrica cualquiera es su arché, su principio. 2. El principio ideal. Aristóteles entendía por arché el mejor origen posible de cualquier realidad. De esta manera, se pasa de una...

Ascetismo (ascesis)

El ascetismo consiste en la práctica de la ascesis; y la ascesis, como indica su origen etimológico, apunta a la ascensión, a la superación de los límites impuestos por el cuerpo para elevarse hacia un estado mejor, más puro, más perfecto. En su origen, el concepto de ascesis estaba ligado al mundo del deporte. Para los griegos, el ascetismo consistía en esforzarse en los entrenamientos con el fin de alcanzar cada vez mejores marcas. Sin embargo, como estos entrenamientos se caracterizaban por la renuncia a un gran número de placeres alimenticios y a comodidades ordinarias, poco a poco la ascesis se fue identificando con las prácticas de orden religioso y moral. De esta manera, los estoicos y los cínicos entendían ya por ascesis la negación de las comodidades mundanas en favor de una vida virtuosa y pura, dirigida al cumplimiento del bien y al cultivo del pensamiento. Unos siglos después, los primeros pensadores cristianos empezaron a hacer un uso religioso del concepto, cuyo...

Ateísmo

Desde un punto de vista general, se llama ateísmo a la postura religiosa y filosófica que niega la existencia de Dios. La historia del pensamiento está llena de prolijos e interesantes estudios del ateísmo, entre los que destaca por su originalidad el llevado a cabo por Platón en su obra Las leyes. Para el pensador ateniense, el ateísmo no sólo consiste en negar la existencia de Dios, sino también en poner en duda o cuestionar todas aquellas verdades y atributos que rodean su existencia. Así, por ejemplo, según Platón, ateo es el que cree que Dios no se ocupa de los hombres o el que afirma que la materia es lo único que existe en el mundo. Esta última afirmación ha llevado a muchos pensadores a manifestar que el materialismo es idéntico al ateísmo, ya que es imposible creer que sólo existe la materia y mantener a la vez la existencia de lo divino, que por definición va más allá de las determinaciones y las limitaciones de lo material. En el mismo sentido, entender que el origen...

Beatitud

El concepto de beatitud impregna de principio a fin el mundo de la religión, y constituye el estado espiritual idóneo gracias al cual se escapa de los sufrimientos del mundo laico para acercarse a lo divino. En el mundo de la filosofía surgió como un término muy similar al de felicidad, aunque pensadores como Aristóteles se apresuraron a matizar su sentido. Para este pensador, la felicidad depende del mundo, es un estado espiritual relativo a la existencia mundana, mientras que la beatitud hace referencia a un bienestar que es ajeno al mundo sensible, al mundo corporal. En consecuencia, cuanto más se desarrolla la capacidad para dedicarse a la contemplación de las ideas puras y más ascética es la vida, más cerca se halla el hombre de la beatitud. Por el contrario, los animales y las formas de existencia más instintivas se hallan sujetos a la felicidad, no a la beatitud. Los estoicos y los neoplatónicos dedicaron muchos estudios al cultivo de la beatitud, que identificaban con los...

Bien

Al igual que sucede con el concepto de mal, el concepto de bien debe ser comprendido dentro de dos esferas bien determinadas: la del ámbito de la ontología, en el que aparece el bien metafísico; y la del ámbito subjetivo, del que resulta el bien subjetivo. Desde un punto de vista metafísico, el bien encuentra en la teoría de las ideas de Platón su expresión más perfecta y definitiva. Para el pensador ateniense, el bien se corresponde con aquello que hace que haya ser, además de con aquello que hace que lo que es sea inteligible, se pueda conocer. Como narra una de las metáforas más célebres de Platón, el bien se asemeja al sol, que hace que las cosas existan y se puedan ver, se puedan inteligir. Más tarde, los neoplatónicos hicieron uso de esta metáfora para hacer coincidir a Dios con el bien. Más tarde, la Escolástica siguió hablando del concepto de bien en estos términos, aunque uniéndolos a la teoría del conocimiento de Aristóteles. De esta manera dieron lugar, sin pretenderlo,...

Carpe diem

El dicho carpe diem es de origen latino, y halla su significado más preciso dentro de las odas de Horacio, quien escribió: Carpe diem quam minimum credula postero; lo que quiere decir "Aprópiate del día, nunca confíes en lo posterior". Así pues, en principio, el concepto hace referencia a la riqueza que se escapa con el paso del tiempo, y se puede traducir como "aprovecha el momento". Posteriormente, el concepto se hizo célebre entre los pensadores románticos, quienes entendieron que la vida es fugaz y que es necesario vivir con mucha intensidad. De esta forma, antes que una invitación al libertinaje, carpe diem supone una apreciación melancólica del tiempo, que está compuesto, como suelen afirmar los autores del siglo XIX, por segmentos de tiempo finito que no es posible retener. Carpe diem también implica una invitación al hedonismo, a la vida apresurada que busca la máxima cantidad de placer y desecha los problemas que se derivan del futuro, puesto que éste es incierto. Desde...

Causa primera

Aristóteles fue el primer pensador que tematizó de forma compleja el tema de la causa. Para el filósofo de Estagira, intentar conocer algo es pretender acceder a su porqué, a las causas que lo hacen ser como es, y, en este sentido, es posible hablar de diversos porqués o diversas causas. Aristóteles distingue cuatro causas elementales: la causa formal, la material, la motora y la final. Además, Aristóteles pensó que, de la misma manera que es posible hablar de diversas causas, también se debe poder hallar una causa primera, una causa que explique el porqué de una cosa, el porqué de su sustancia, y no de sus accidentes. Así, la causa material puede dar cuenta de la materia de la que algo está hecho; y la motora de la fuerza que origina el movimiento de ese algo; sin embargo, esto no son sino accidentes, y lo que interesa saber ante todo es por qué algo es como es, a qué responde su sustancia. La respuesta a esta cuestión se halla en la causa primera, que es aquella que atiende a por...

Causalidad

Desde un punto de vista general, se llama causalidad a la relación que se establece entre dos elementos, de tal forma que la naturaleza del segundo se deriva de la naturaleza del primero. Por ejemplo: la causalidad es la relación que se establece entre un fuego y su humo, ya que, con frecuencia, éste se sigue de aquél. Dentro de la historia del pensamiento se suele hablar de dos formas de causalidad. La primera es la racional, según la cual la relación entre los dos elementos es de orden lógico; la segunda es empírica, y se obtiene del hecho de observar en la experiencia cotidiana cómo unos procesos se siguen de otros. Este concepto encuentra en las obras de Platón y Aristóteles sus orígenes. Para el primero, la causa es aquello que dice cómo es una cosa concreta, y supone la perfección de ésta, de tal forma que algo blanco halla su origen en la blancura, que es la máxima expresión de la cualidad de blanco. Aristóteles por su parte distinguió entre cuatro causas distintas, y...

Certeza

Se llama certeza a la seguridad en que una verdad cualquiera es cierta en absoluto. En este sentido es equivalente a la ausencia de dudas y se opone a la incertidumbre. Dentro de la tradición filosófica se ha hablado de dos tipos de certeza: la subjetiva y la objetiva. 1. La certeza subjetiva. Es aquella que halla la seguridad o la prueba de la verdad en el propio sujeto que la mantiene, como es habitual en las certezas de orden religioso. Así, a pesar de que no se tenga ninguna clase de prueba objetiva o racional, el creyente cree hallarse en la posesión de una verdad que no admite ninguna clase de duda. Según Santo Tomás de Aquino, este tipo de certeza se debe a la voluntad, no a la razón. 2. La certeza objetiva. Al contrario que la subjetiva, no se sostiene por la fortaleza de la propia subjetividad y sus principios, sino por pruebas de orden objetivo y racional. Por lo tanto, se trata de una certeza que se basa en la búsqueda incesante de situaciones o fenómenos que determinen...

Concreto

Desde un punto de vista general, se llama concreto a lo real, a lo material. En este sentido, se trata de lo opuesto a lo abstracto, de tal forma que si lo universal muestra las generalidades de un objeto cualquiera y abstrae sus propiedades generales, lo concreto muestra lo particular, lo que es asumido con frecuencia como real. Por ejemplo, si el hombre en tanto que esencia, en tanto que abstracción, consiste en los aspectos más generales y formales de la humanidad (piensa, es sociable, existe y muere), el hombre concreto, real, es aquel que tiene una vida propia, una ocupación, unas preocupaciones egoístas o una familia. El existencialismo y sus primeros pensadores, como Miguel de Unamuno, han sido los grandes defensores del hombre concreto, "de carne y hueso", que se opone al hombre abstracto que se resume en un pensamiento puro, una esencia o una naturaleza formal. Sin embargo, desde un punto de vista preciso, lo concreto no tiene por qué identificarse con lo material y lo...

Conocimiento

El conocimiento es la técnica a través de la cual el hombre aprehende los objetos que le rodean y pone a prueba su propia naturaleza y sus facultades. Además, supone el intento humano de controlar los objetos del mundo tratando de predecir su comportamiento y de transformarlos de tal forma que resulten útiles para la existencia y para su forma de comprender la realidad. En tanto que técnica, el conocimiento presupone la existencia de un método repetible que conduzca a unos resultados válidos. Sin embargo, la naturaleza del conocer hace que la propia técnica se encuentre siempre en continua supervisión, y que uno de los objetos más estudiados por el conocimiento sea precisamente el mismo conocer. Desde un punto de vista formal, el conocimiento se compone de dos instancias elementales entre las que se establece una relación: un sujeto, que trata de abordar la cosa que se estudia; y un objeto, que es la realidad que se quiere estudiar. Dependiendo de la forma en la que se relacionen...

Conocimiento apriorístico

El concepto de conocimiento apriorístico tiene su origen en la obra de los primeros pensadores griegos, quienes ya distinguieron entre lo que es cercano al sujeto o se halla en él y lo que procede de la experiencia. Sin embargo, fueron, sobre todo, las obras de los modernos en general y la de Immanuel Kant, en particular, las que dieron al concepto una significación más rica y precisa. Para el autor de la Crítica de la razón pura, el conocimiento apriorístico (también conocido como “a priori”) es aquél que no depende de la experiencia, sino que se halla en las estructuras mismas del pensamiento; mientras que lo a posteriori es lo que se recibe a través de los sentidos. Por ejemplo: cuando se obtiene la imagen mental de un árbol, su color, altura u olor son datos que proceden de la experiencia, son elementos a posteriori que llegan a la mente del observador después de la intervención de una serie de estructuras que regulan su mente. Sin embargo, el hecho de que el árbol se halle en...

Cosmología

Desde un punto de vista filosófico, la cosmología nació en el siglo XVIII de la mano del pensador alemán Christian Wolff, quien llamó así a la filosofía de la naturaleza en general y al estudio del mundo y el universo en tanto que totalidades en particular. Más tarde, gracias en gran medida a la obra crítica de Immanuel Kant, la cosmología se terminó refiriendo sólo al estudio del mundo, el universo y sus partes como entidad global. Esto supone que la cosmología es, como escribió Kant, "el estudio de la totalidad absoluta de las cosas existentes". Sin embargo, a pesar de que se trate de una disciplina que asume la totalidad de lo real, no debe confundirse con la metafísica, ya que atiende más al aspecto físico de la naturaleza y a las realidades que se derivan de ella que a los principios elementales de lo existente. Las cosmologías se vienen desarrollando desde el principio de los tiempos, y se suelen distinguir cuatro momentos:. 1. La cosmología presocrática. Resulta de gran...

Cualidad

Se llama cualidad a las características o determinaciones de un objeto. Se diferencia de las propiedades en que no consiste tanto en los atributos propios del objeto como en los caracteres que lo diferencian de otros objetos similares. A pesar de que el concepto ha sido empleado a lo largo de toda la historia del pensamiento, fue sobre todo Aristóteles el que dedicó más tiempo y espacio a su desarrollo, dando lugar a la teoría ortodoxa de la cualidad. Para el filósofo de Estagira, existen cuatro tipos de cualidades fundamentales:. 1. Los hábitos y las disposiciones. Los hábitos son aquellas cualidades que caracterizan a un objeto por su comportamiento usual. Así, son cualidades de hábito la templanza o la ciencia. Las disposiciones, por contra, son aquellas cualidades que duran menos, que están más sujetas al cambio y al azar. Son disposiciones la salud, el frío, el calor, etc. 2. Las capacidades. Se trata de aquellas determinaciones de un objeto que le permiten hacer una cosa u...