5 artículos

Comité Internacional de Bioética

El Comité Internacional de Bioética (CIB) es una institución creada por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) en 1993, con la finalidad de establecer un marco transnacional en el que analizar la problemática de índole ética derivada de las cuestiones surgidas en torno a los grandes avances registrados en las últimas décadas del siglo XX en el marco de las ciencias biológicas, y más específicamente en la genética. Su campo de acción comprende áreas tales como el asesoramiento genético, la terapia génica, las investigaciones sobre las células madre embrionarias o la secuenciación del genoma humano y se centra en aspectos como la confidencialidad de los datos genéticos, la posibilidad de patentar el genoma, la valoración ética de la clonación reproductiva o la de la elección del sexo de los hijos. Especial mención merece dentro de sus actividades la consecución de la Declaración Universal sobre el Genoma Humano y los Derechos...

La dimensión moral

El hombre define su forma de ser a través del ejercicio de la libertad. Mientras los animales y las plantas ven determinada su vida por unas leyes naturales de las que no pueden escapar, el ser humano inventa su forma de ser actuando. Así, su esencia está estructurada por unos parámetros éticos y valorativos, puesto que a toda acción libre acompaña de manera invariable una valoración moral, una consideración de la realidad en términos de maldad y de bondad, de bueno y de malo. A pesar de que la ética como disciplina que estudia los actos morales apareció en un momento y en unas circunstancias muy concretas, la historia de los actos morales no tiene un principio tan definido. Desde que el hombre es hombre se puede afirmar que éste se ha dedicado a articular su realidad y su mundo en torno a las nociones fundamentales de bueno y de malo; o si no, al menos, de preferible y de no preferible, de adecuado o inadecuado. La ética y la moral aparecen pues como una dimensión inseparable de...

La libertad

El concepto de libertad viene determinado, por un lado, por el deseo de la voluntad y, por otro, por las limitaciones naturales de los individuos, de tal modo que no basta con desear sin más (libertad positiva), sino que también deben tomarse en consideración las coacciones a las que se enfrenta cualquier forma de existencia (libertad negativa). Así, se puede definir la libertad como una capacidad que se refiere a una acción y que se ajusta al deseo de la voluntad dentro de unos obstáculos y unos límites. Ahora bien, ¿cómo es ese querer referido a la libertad?. La voluntad debe hallarse presente en cada uno de los momentos de la libertad, ya que, de lo contrario, un sujeto se puede convertir en un prisionero de su propio querer desordenado. El alcohólico, por ejemplo, hace lo que parece desear: beber; sin embargo, no es capaz de controlar sus propios deseos, que deja de cumplir de forma voluntaria para hacer de ellos una condena. Esta formulación de la voluntad y el querer ya...

Las estructuras de la moralidad

La ética es la disciplina que consiste en el estudio y el análisis de los actos morales, comprendidos éstos a partir de la decisión y la libertad humanas. Dentro de este ámbito se pueden encontrar unos conceptos fundamentales que requieren de un estudio pormenorizado, concreto y exhaustivo, ya que se presentan como las estructuras elementales de la dimensión ética; se trata de conceptos como el de bien, mal, virtud o valor. Cada uno de estos términos hace referencia además a distintas facetas de la dimensión moral, acotando su sentido y delimitando el alcance del actuar humano. La historia de cada uno de ellos reviste un gran interés antropológico y cultural al revelar la forma en la que cada época y cada sociedad ha entendido las actividades, en términos universales, del hombre y su relación con Dios y el mundo. Las estructuras de la moralidad están definidas por una serie de extremos valorativos, dentro de los cuales se hallan definidos la esencia humana y el sentido de su...

Las teorías éticas

A lo largo de la historia del pensamiento, los filósofos han tratado de formular una teoría ética fundamental que sea capaz de dar cuenta de todas las dimensiones morales del hombre. Estas teorías no han partido siempre de los mismos presupuestos ni han empleado unos mismos métodos; bien al contrario, han variado sus planteamientos hasta el punto de hacer necesario un estudio de la historia de la ética diferenciando entre éticas formales y materiales; entre éticas de los bienes y de los fines; entre éticas autónomas y heterónomas. La mejor manera de hacer frente a las teorías éticas que pueblan la historia de la filosofía es incluirlas dentro de alguna de estas categorías, remarcando si hacen depender el actuar humano de sí mismo o de algún otro ser o realidad; señalando si el comportamiento del hombre debe basarse en un conjunto de normas concretas o si por el contrario, debe basarse en una estructura formal que indique la manera correcta a través de la cual se debe llegar a...