145 artículos

Acantilado

Accidente geográfico consistente en una pared rocosa vertical o casi vertical que puede encontrarse en las costas montañosas y a los costados de los ríos. Los acantilados están formados por rocas, material duro, resistente a la erosión. Entre las rocas sedimentarias que los constituyen se encuentran la arenisca, la caliza, la limonita y la dolomita; y entre las ígneas, el granito y el basalto. Las escarpaduras son un tipo particular de acantilado, producido por la acción de una falla tectónica o bien por un deslizamiento del terreno. Puesto que un acantilado no debe ser necesariamente vertical, sino que puede poseer cierta inclinación, en ocasiones resulta complicado diferenciar un acantilado de una pendiente abrupta. En cualquier caso, en la base de los mismos acostumbra a existir un talud. Cuando el clima es seco, en dicho talud se forma una acumulación de fragmentos rocosos desprendidos de la pared del acantilado. Si por el contrario el clima es húmedo, tales rocas se hallan...

Acidificación del suelo

Incremento de la concentración de iones de hidrógeno (H+) en los suelos. En el ámbito biogeoquímico tiene especial importancia el control del proceso de acidificación. Al igual que sucede con la formación y la erosión de los estratos superficiales, su acidificación también tiene lugar de manera espontánea, por el arrastre de iones con el agua de lluvia o por la descomposición microbiana de los organismos que conforman el componente biológico de los suelos. Sin embargo, la acidez puede ser inducida por el uso abusivo de fertilizantes acidificantes y por efecto de la contaminación a través de la lluvia ácida. Así se llama a la precipitación que arrastra los contaminantes suspendidos en la atmósfera, sobre todo dióxido de azufre y óxidos de nitrógeno, debido a las emisiones de productos derivados de los combustibles fósiles. Otras causas como la reforestación de zonas incendiadas de bosque con coníferas hacen aumentar también la acidez del terreno. Entre los efectos perniciosos que...

Acrisoles

Suelos ferruginosos, lavados y ácidos. Su horizonte B (la segunda, comenzando por la superficie, de las capas que componen un suelo) se caracteriza por su elevado contenido de arcillas. Son característicos de climas cálidos. Suelen ser suelos con un perfil muy diferenciado, se aprecia bien dónde comienzan y terminan sus horizontes: A (superficial), B (arcilloso) y C (roca madre parcialmente alterada). Carecen de horizonte D (roca madre sin alterar). Los acrisoles se dividen en cuatro grupos. Los acrisoles plínticos son los que poseen en su primer metro de espesor una mezcla importante de hierro y arcilla. Se endurecen al desecarse. Los acrisoles gleicos se hallan cubiertos durante gran parte del tiempo por una capa de agua, lo que reduce considerablemente su contenido de oxígeno. Los acrisoles húmicos poseen un contenido de materia orgánica superior al de los otros tipos. Por último, los acrisoles férricos son los que se hallan más alterados.

Agente geomorfológico

Se conoce como agentes geomorfológicos a las fuerzas naturales capaces de erosionar un sustrato rocoso, transportar los materiales desprendidos y depositarlos cuando finaliza el traslado. En general, todos los materiales que conforman la corteza terrestre padecen alteraciones que modifican sus rasgos característicos y hacen más fácil su erosión. Este proceso se llama meteorización. Así, cada uno de los agentes realiza un tipo de meteorización, erosión, transporte y sedimentación. En el modelado del paisaje intervienen varios agentes, entre los que destacan los ríos, el viento, los glaciares y los movimientos en las laderas. A continuación se analizan las particularidades de cada uno de estos agentes como formadores del relieve. Los ríos desarrollan un importante papel erosivo, ya que se encargan de trasladar la materia mineral desde las tierras hasta los océanos. Los cauces fluviales van perdiendo velocidad a medida que avanzan y, como consecuencia, disminuye su capacidad de...

Albufera

Laguna litoral de agua salada o salobre, que se halla separada del mar por una lengua de arena. Acostumbra a disponerse a lo largo de la costa, paralelamente a la misma. Su nombre proviene del árabe y significa: «pequeño mar». Su formación es consecuencia de la colmatación de una bahía por los sedimentos aportados por el mar o una corriente fluvial. Los sedimentos se depositan, formando el cordón arenoso y cerrando la bahía. Las aperturas al mar suelen ser angostas y en algunos casos artificiales, obra del ser humano. Este tipo de accidentes geográficos se presentan en zonas costeras donde las mareas poseen escasa variación; en otro caso no sería posible la necesaria acumulación de sedimentos. Una vez que la albufera se ha formado, sedimentos ligeros continúan depositándose en ella. Como consecuencia de su escasa comunicación con el mar y de la abundancia de sustancias, las condiciones del agua suelen ser muy particulares en cuanto a temperatura, salinidad, oxígeno disuelto y...

Alisoles

Suelos ácidos, muy lavados por el agua y provistos de un nivel rico en arcillas. Todo esto los hace similares a los acrisoles, pero a diferencia de éstos, que apenas pueden evolucionar, los alisoles aún poseen una importante capacidad de cambio. Se dividen en varios grupos. Los alisoles plínticos contienen en sus primeros 125 cm de profundidad una mezcla de hierro, caliza, caolinita y cuarzo, denominada plintita. Su porcentaje de materia orgánica es bajo y aparecen siempre en climas tropicales. Los alisoles gleicos están saturados de agua y su contenido de oxígeno resulta muy reducido. Los estágnicos se hallan reducidos superficialmente a causa de circulación de aguas de escorrentía. Los húmicos poseen un horizonte A (capa superficial del suelo) con alto contenido de humus. Por último, los alisoles férricos se hallan muy alterados por la meteorización y poseen una reducida capacidad de cambio de iones.

Andosoles

Suelos característicos de afloramientos de cenizas volcánicas. Su horizonte B (la segunda, comenzando por la superficie, de las capas que componen un suelo, y donde se depositan los materiales superficiales arrastrados por el agua) es muy delgado. Se dividen en cinco tipos. Los andosoles gélicos poseen una capa de permafrost que puede llegar a los dos metros de profundidad. Los andosoles gleicos son aquéllos con un reducido contenido de oxígeno. Los andosoles vítricos son los que no disponen de una textura fina, de tipo limoso, ni características untuosas. Los andosoles móllicos poseen un horizonte A (capa superficial del suelo) de tipo móllico: rico en materia orgánica, grueso y saturado en bases. Finalmente, los andosoles úmbricos tienen un horizonte de tipo úmbrico, con alto contenido de materia orgánica pero no saturado en bases.

Antrosoles

Suelos altamente alterados por las labores humanas, principalmente las agrícolas: laboreo, uso de fertilizantes y riego abundante. Se caracterizan por poseer un horizonte superficial muy oscuro, negro o pardo, con alto contenido en humus y fósforo, que se conoce como antrópico. Existen diversos tipos de antrosoles, entre los que se encuentran: los antrosoles áridos, que son consecuencia de cultivos prolongados e intensivos; los cumúlicos, en los que se puede encontrar una acumulación de sedimentos finos de hasta medio metro de espesor, y los antrosoles úrbicos, caracterizados por incluir en su composición residuos procedentes de minas o del desarrollo urbano.

Archipiélago

Cadena o grupo de islas que aparecen de forma frecuente en mar abierto, si bien también pueden presentarse en las proximidades de grandes masas de tierra. El nombre proviene del griego y quiere decir "mar principal". Esta denominación era asignada en la antigüedad al mar Egeo, abundante en islas; mientras que hoy en día se aplica a los grupos insulares. Uno de sus orígenes más habituales es el volcánico, como consecuencia de la actividad geológica en los entornos de las dorsales oceánicas, si bien los archipiélagos también pueden ser resultado de procesos de erosión y de deposición de sedimentos. Aunque la definición anterior es válida para categorizar este accidente geográfico, sin embargo, desde el punto de vista legal, resulta necesario realizar alguna matización. En ciertos casos no se entiende como archipiélago a las islas que constituyen una agrupación, sino sólo a aquellas que además son un estado. Esto posee importantes consecuencias referidas a la gestión de las aguas que...

Arco insular

Tipo particular de archipiélago, formado en zonas donde una placa tectónica subduce bajo otra. A medida que una placa se desliza hacia abajo, empujando a la superior, la fricción resultante libera grandes cantidades de sustancia volátil a gran temperatura. Estos volátiles contribuyen a la fusión parcial de la litosfera y el magma resultante asciende hacia la superficie y es expulsado como medio para aliviar la presión. El resultado es una cadena de volcanes, acumulándose los materiales que éstos liberan hasta llegar a asomar sobre la superficie marina y constituir así islas. Éstas adoptan la forma de un arco paralelo a la línea de contacto entre placas, convexo respecto a la placa que subduce. En las proximidades de los arcos insulares, en la zona donde una de las placas se desliza bajo la otra, aparece una profunda brecha en el fondo marino. Es consecuencia del empuje que ejerce la placa que subduce sobre la situada sobre ella. Se trata de zonas afectadas por una intensa actividad...

Arenosoles

Suelos caracterizados por su textura arenosa, más o menos gruesa, además de por su profundidad. En su primer metro de espesor, a partir de la superficie, el 35% del volumen se halla ocupado por fragmentos gruesos de roca. Se subdividen a su vez en varios tipos. Los arenosoles oleicos poseen propiedades oleicas: están saturados de agua y son pobres en oxígeno. Los álbicos disponen de un horizonte E (roca madre) álbico, libre de arcilla y óxidos de hierro, que han sido eliminados mediante lavado con agua o por reducción. Los calcáreos son los que poseen un horizonte calcáreo: con alto contenido en cal. Los arenosoles lúvicos disponen de elevadas acumulaciones de arcilla. Los ferrálicos se hallan altamente alterados y su capacidad para el cambio de cationes es baja. Por último, los arenosoles cámbicos poseen un horizonte B (la segunda, comenzando por la superficie, de las capas que componen un suelo, y donde se depositan los materiales superficiales arrastrados por el agua) de tipo...

Arrecife

Toda roca, línea de arena u obstáculo situado bajo la superficie del agua pero a distancia lo bastante próxima de ésta como para representar un peligro para la navegación. Los arrecifes pueden poseer origen inorgánico, siendo el resultado, por ejemplo, de procesos de erosión y acumulación de sedimentos, o bien ser de naturaleza orgánica. En este último caso, el ejemplo más característico lo constituyen los arrecifes de coral. Los arrecifes coralinos están formados por un armazón sólido de coral, si bien el responsable del crecimiento del conjunto son las algas calcáreas. Los corales no son capaces de realizar el proceso de fotosíntesis, por lo que viven en una relación simbiótica con estas algas, que sí lo efectúan. Para que un arrecife de coral pueda desarrollarse la temperatura del agua debe estar entre los 20 y los 28 ºC, por lo que estos arrecifes sólo se dan en áreas tropicales y dentro en la zona fótica, a profundidades inferiores a los 50 m, donde las algas reciben la luz...

Bahía

Porción de mar u océano rodeada de tierra por tres de sus cuatro costados. Cuando es de grandes dimensiones pasa a denominarse golfo. Las bahías se presentan en zonas de la costa formadas por materiales rocosos de diferente grado de resistencia, dispuestos perpendicularmente al litoral. Allí donde los materiales resultan menos resistentes al ataque del mar, se acentúan los procesos de erosión, y el agua va penetrando en la tierra hasta formar una bahía. Por el contrario, las partes resistentes a la erosión dan lugar a cabos y penínsulas. Ambos tipos de accidentes geográficos, bahías y cabos, acostumbran a aparecer alternados, ofreciendo como resultando costas de trazado irregular. Mientras que la energía de las olas y las mareas se concentra en los cabos, en las bahías se dispersa. Por tanto el oleaje es en ellas más suave y propicio para la formación de playas en su interior. Estas zonas de calma han constituido desde antiguo puertos naturales donde las embarcaciones se protegían...

Boratos

Minerales que incluyen en su composición el anión (BO3)3-. Este mismo anión puede asociarse con silicatos para dar lugar a borosilicatos, como las turmalinas. El borato sódico, conocido también como bórax, es el más importante de los boratos. Se presenta como un polvo blanco que, dependiendo de la temperatura, cristaliza en dos modos diferentes. A bajas temperaturas da lugar a bórax prismático o bórax ordinario; mientras que a temperaturas elevadas lo que se genera es bórax octaédrico. El borato sódico fundido posee la propiedad de disolver metales, gracias a la cual se emplea en la fabricación de esmaltes y como medio de análisis químico, puesto que en el proceso de disolución forma perlas de diferentes colores en función del tipo de metal. El borato de calcio es un polvo blanco e insoluble en agua que se obtiene al tratar bórax con cloruro de calcio. Se emplea en medicina como antiséptico y astringente. El borato de plomo es un compuesto denso, de color amarillento, que se...

Cabo

Accidente geográfico constituido por una porción de tierra rodeada de mar u océano por tres de sus cuatro costados, y cuya influencia en el flujo de las costeras es tan elevada que causa problemas para la navegación. En el caso de que la unión de dicha porción de tierra con el continente sea delgada, el cabo se conoce como península. Los cabos aparecen en zonas de la costa formadas por materiales rocosos de diferente grado de resistencia, dispuestos perpendicularmente al litoral. Allí donde los materiales resultan menos resistentes al ataque del mar, se acentúan los procesos de erosión, y el agua va penetrando en la tierra hasta formar una bahía. Por el contrario, las partes resistentes a la erosión dan lugar a cabos y penínsulas. Ambos tipos de accidentes geográficos, bahías y cabos, acostumbran a aparecer alternados. En los cabos se concentra la acción del oleaje y las mareas, acentuándose por tanto la erosión. Como resultado aparecen formaciones como grutas y arcos de roca. ...

Calcisoles

Suelos caracterizados por poseer un horizonte de tipo cálcico o petrocálcico. La elevada concentración de cal puede aparecer en cualquiera de los horizontes, A, B o C, si bien cuando se da en el primero de ellos, es siempre ocasionada por la erosión de una acumulación de cal situada en otro emplazamiento, cuyos restos son transportados hasta el suelo. Se dividen en dos tipos: calcisoles pétricos y lúvicos. En los primeros aparece un horizonte petrocálcico, similar al cálcico salvo que está endurecido. Los calcisoles lúvicos poseen un horizonte B (la segunda, comenzando por la superficie, de las capas que componen un suelo, y donde se depositan los materiales superficiales arrastrados por el agua) de tipo árgico: con alto contenido de arcilla.

Cambisoles

Suelos característicos de climas templados y tropicales. Son de color oscuro, más bien pardo, y se caracterizan por poseer un horizonte cámbico, con un contenido de arcillas superior al de los niveles subyacentes. Se subdividen a su vez en varios tipos de suelos. Los cambisoles gélicos están cubiertos por una capa de permafrost. Los gleicos se encuentran saturados de agua y su contenido de oxígeno es reducido. Los vérticos poseen un horizonte vértico: rico en arcillas expansibles y por ello recorrido por abundantes grietas. Los húmicos son ricos en materia orgánica. Los calcáricos poseen un alto contenido de carbonato cálcico. En los cambisoles ferrálicos el hierro se encuentra segregado. Los cambisoles dístricos se caracterizan por un grado de saturación inferior al 50%, al menos en su horizonte B (la segunda, comenzando por la superficie, de las capas que componen un suelo y donde se depositan los materiales superficiales arrastrados por el agua). Por último, los crómicos poseen...

Carbonatos

Minerales que incluyen en su composición el anión (CO3)2-. Éste es la base alrededor de la que se estructuran los carbonatos y es responsable de buena parte de sus propiedades. Los aniones (CO3)2- poseen forma triangular, con el átomo de carbono en el centro y los tres oxígenos en los vértices de un triángulo equilátero, unidos mediante fuertes enlaces. Los carbonatos se dividen en tres grupos: el de la calcita (carbonato cálcico perteneciente al sistema hexagonal), el del aragonito (carbonato cálcico del sistema rómbico) y el de la dolomita (mezcla de carbonato magnésico y carbonato cálcico). Estos minerales se encuentran en depósitos marinos donde, con el transcurso del tiempo, se han ido acumulado grandes cantidades de restos orgánicos. También aparecen en yacimientos evaporíticos y en regiones kársticas, en las que la progresiva disolución de los carbonatos por el agua, y su posterior precipitación, conduce a la formación de intrincados sistemas de cuevas.

Cañón

Accidente geográfico consistente en una profunda zanja en el terreno. Una de las causas más habituales de formación de un cañón es la circulación de un río, que a su paso erosiona las partes blandas del terreno, excavando una hendidura en el mismo. Las paredes del cañón corresponden a las partes más resistentes del terreno, habitualmente areniscas y granito. Los cañones son más habituales en climas áridos, donde las precipitaciones son escasas y las paredes no experimentan tanta erosión, pudiendo permanecer casi intactas. También pueden formarse cañones como consecuencia de procesos kársticos, en los que el agua de las precipitaciones, unida a la de un río, disuelve un paraje calizo. Existen también cañones asociados a fracturas del terreno. Un tipo particular de cañones son los submarinos, que se presentan habitualmente cerca de las costas y son excavados por las corrientes de las desembocaduras de los ríos. Ejemplos famosos de cañones son el cañón del Colorado, en Arizona,...

Chernosems

Suelos caracterizados por poseer un horizonte de tipo móllico: rico en materia orgánica, de tonalidad oscura y saturado en bases. Disponen además de concentraciones de carbonatos de tipo secundario. Están libres de yeso, limo, arena y horizonte petrocálcico, y son ricos en cal endurecida. Se dividen en varios grupos. Los chernosems gleicos se hallan saturados de agua y son pobres en oxígeno; disponen de un horizonte B (la segunda, comenzando por la superficie, de las capas que componen un suelo, y donde se depositan los materiales superficiales arrastrados por el agua) rico en arcillas. Los lúvicos tienen un horizonte B de tipo árgico, rico en arcilla arrastrada desde el nivel superior, además de otro rico en carbonato cálcico situado debajo del anterior. Los glósicos presentan penetraciones del horizonte A (superficial) dentro del B y del C (tercera capa del suelo, donde se pueden encontrar restos de roca madre no alterada=. Finalmente, los chernosems cálcicos son los que disponen...