25 artículos

Alfa Centauro

Tradicionalmente se ha considerado a la estrella Alfa Centauro, o Alpha Centauri, en su nomenclatura en latín, como una de las luminarias más brillantes del cielo. Es bien conocida en todas las culturas y catálogos de estrellas antiguos, como una estrella característica que facilita la localización de la constelación de la Cruz del Sur. Sin embargo, los estudios y observaciones modernas de la astrofísica han demostrado que esta estrella es en realidad un sistema triple, constituido por tres astros separados, aunque ligados gravitacionalmente. El de menor brillo de los tres, conocido por el nombre de Proxima Centauri, es la estrella más próxima al Sol dentro de la Vía Láctea. Está situada aproximadamente a 4,3 años-luz, esto es, a la distancia que recorre la luz en 4,3 años a su velocidad de unos 300.000 km/s. Observacionalmente, este sistema triple se ha catalogado como la estrella más brillante de la constelación meridional del Centauro, y la tercera más luminosa del firmamento,...

Astros y formaciones del Universo

La indagación de la bóveda celeste por el hombre ha sido un proceso lento y muy prolongado. En un principio, sólo las estrellas más luminosas y cinco «cuerpos errantes» (los planetas más próximos, de Mercurio a Saturno) eran visibles en el cielo, aparte, claro está, del Sol y de la Luna. Los primeros usos del telescopio astronómico en el siglo xvii y el descubrimiento de las galaxias exteriores a la Vía Láctea a principios del xx dieron una nueva dimensión al Universo conocido. El siglo xx estuvo salpicado de descubrimientos espectaculares en astronomía que permitieron comprender mejor la naturaleza de los objetos celestes. Se distinguieron numerosas clases de estrellas dentro de la Vía Láctea, múltiples tipos de galaxias diferentes, agrupaciones galácticas denominadas cúmulos y supercúmulos e incluso objetos extragalácticos como los cuásares. El cielo de los físicos se colmó de entidades exóticas, como los agujeros negros, los púlsares o las estrellas de neutrones. Actualmente,...

Campo gravitatorio terrestre

Por el carácter intrínseco de la gravedad, todos los cuerpos dotados de masa ejercen una perturbación en su entorno que puede definirse como un campo gravitatorio. Dicha perturbación actúa de manera que ejerce una atracción hacia la masa en cualquier otra masa situada en sus proximidades. El campo gravitatorio es responsable, por ejemplo, de la ligazón de los planetas en el Sistema Solar y su órbita alrededor del Sol, de la dinámica de la Vía Láctea y las restantes galaxias y, en conjunto, de una parte importante de las propiedades del Universo y sus diversos componentes. A escala terrestre, la Tierra es un cuerpo sólido dotado de una masa notable. La acción del efecto gravitatorio de esa masa mantiene la órbita de la Luna unida a la terrestre, y ejerce una atracción sobre todos los cuerpos y objetos situados en la superficie del planeta, en su atmósfera o en el espacio exterior circundante. La sensación de la gravedad, manifestación del campo gravitatorio terrestre, es un hecho...

El Sistema Solar

Hace apenas cincuenta años se tenía un conocimiento disperso y difuso del Sistema Solar, sus planetas, lunas y demás objetos constituyentes. Desde la década de 1950, el extraordinario desarrollo de la astronáutica y la astronomía ha permitido ampliar estos conocimientos hasta límites entonces insospechados. La esquemática división del sistema en un conjunto de ocho planetas rodeados, aunque no todos, por satélites, con un cinturón de asteroides y un vivero de cometas situado en las profundidades transplanetarias ha quedado en entredicho a la vista de los últimos descubrimientos. El número oficial de planetas del Sistema Solar fue de nueve entre 1930 y 2006. En el primer tercio del siglo xx, el astrónomo estadounidense Clyde Tombaugh descubrió Plutón, un objeto situado detrás de Neptuno cuya existencia se había adivinado por las ligeras perturbaciones que introducía en la órbita de éste. Inicialmente se consideró a Plutón el noveno planeta. Durante muchos años se habló de un...

Enana blanca

Una enana blanca es un cuerpo estelar formado como residuo de una estrella que se encuentra en la fase final de su evolución. Aunque poseen una masa comparable a la del Sol, las enanas blancas tienen un tamaño del orden de la centésima parte del astro solar y alcanzan una temperatura superficial de unos 10.000 kélvines. Por ello, tras su formación emiten luz predominantemente blanca, lo que justifica su nombre. Según la astrofísica, las enanas blancas representan la última etapa de la vida de una estrella de características semejantes al Sol. Después de haber brillado durante un largo periodo cósmico alimentadas por las reacciones termonucleares que se producen en su interior, las estrellas de tipo solar terminan por agotar todo el combustible de estas reacciones (básicamente, hidrógeno), con lo que sus capas internas, desprovistas de la energía termonuclear, dejan de soportar el peso enorme de las regiones gaseosas exteriores de la estrella. De esta forma, empiezan a contraerse y...

Estrella binaria

Los sistemas estelares constituidos por dos estrellas ligadas entre sí por sus efectos gravitatorios mutuos reciben el nombre de estrellas binarias. En estos sistemas, que son extraordinariamente comunes en la Vía Láctea y, presumiblemente, en las restantes galaxias, los dos astros orbitan en torno al centro de gravedad común. No deben confundirse las estrellas binarias con las estrellas dobles ópticas. Estas últimas se sitúan muy cerca en la observación al telescopio, pero se trata de una mera coincidencia debida a que tienen lugares de proyección próximos sobre el firmamento. Sin embargo, las estrellas dobles ópticas pueden estar muy alejadas dentro de la galaxia a la que pertenecen y, en consecuencia, sus efectos gravitatorios mutuos son insignificantes. Las estrellas binarias propiamente dichas se clasifican en varios tipos: visuales, espectroscópicas y eclipsantes. Una estrella binaria se dice visual cuando sus componentes se distinguen a simple vista o con ayuda de un...

Estrellas de neutrones

Las estrellas de neutrones son objetos astronómicos enormemente compactos, los más densos y pequeños conocidos en el Universo. Tienen un radio aproximado de diez kilómetros, en el que pueden concentrar una masa de hasta dos veces la que corresponde a nuestro Sol. Están integradas principalmente por neutrones, unas partículas elementales de carga eléctrica neutra que están presentes en los núcleos de los átomos de los elementos químicos de la naturaleza. Estas estrellas son extraordinariamente calientes, con una temperatura superficial del orden de varios centenares de miles de grados. Como consecuencia de su constitución se caracterizan por poseer campos magnéticos muy intensos. Las estrellas de neutrones giran a gran velocidad en torno a su eje, hasta completar unas 43.000 vueltas por minuto. Además, algunas de ellas, según cuál sea su orientación con respecto a la Tierra, emiten radiaciones electromagnéticas que, desde los observatorios terrestres y en órbita, se detectan como...

Gigante roja

Modalidad de estrella gigante cuya temperatura superficial es relativamente baja y que emite radiaciones principalmente en la región del rojo, en el ámbito de la luz visible dentro del espectro electromagnético. De este modo, las gigantes rojas son relativamente frías, con una temperatura superficial comprendida aproximadamente entre 3.000 y 4.000 kélvines. La fase de gigante roja es una de las etapas por las que atraviesa a lo largo de su evolución una estrella de tamaño semejante a nuestro Sol, con una masa baja o intermedia de entre 0,3 y 8 masas solares. El tamaño de estos astros puede alcanzar hasta unos centenares de veces el radio del Sol. En sus primeras fases, las estrellas alimentan su dinámica interna mediante el consumo en su núcleo del hidrógeno que las conforma y que, a través de cadenas de reacciones termonucleares, convierten en helio. Estas reacciones nucleares aportan la energía que emiten las estrellas y que se reciben en los observatorios terrestres y en órbita....

Júpiter

El quinto por su distancia al Sol, Júpiter es el planeta de mayor tamaño del Sistema Solar. En el cielo nocturno aparece como una luminaria extraordinariamente brillante, sólo superada por la Luna y Venus (y, ocasionalmente, Marte). Conocido y observado desde antiguo, lleva el nombre del dios más importante del panteón romano, también llamado Jove (de ahí el adjetivo “joviano” que lo califica). Júpiter pertenece al grupo de planetas exteriores del Sistema Solar. Tiene un tamaño que multiplica el de la Tierra por 1.400, aunque es mucho menos denso, de naturaleza fundamentalmente gaseosa. Su diámetro ecuatorial es de unos 143.000 km, la masa joviana es 318 veces la terrestre y la densidad igual a la cuarta parte de la de la Tierra. Está situado a una distancia orbital media de 778 millones de kilómetros (unas cinco unidades astronómicas, o distancia Tierra-Sol) y completa un periodo de revolución alrededor del Sol en 11,9 años. Además, posee una rápida velocidad de rotación, con un...

Luna

Único satélite natural de la Tierra, la Luna resulta singular en varios sentidos. Como segunda luminaria más brillante del firmamento, después del Sol, ha cautivado la imaginación del ser humano desde la más remota antigüedad y ha despertado su curiosidad hasta convertirse en uno de los motivos más representados de la historia de la humanidad. En tiempos pasados fue objeto de culto, adorada como divinidad y fuente de numerosas leyendas que llegaron a especular acerca de la existencia de habitantes inteligentes, o selenitas, sobre su suelo. Sus efectos físicos, el influjo gravitatorio que se asocia a su cercanía al planeta, se dejan sentir de forma espectacular en el flujo y reflujo de las mareas. Por otra parte, el ciclo lunar, de unos 27,3 días, no parece ajeno a los ritmos biológicos de los animales, como sucede con el de la fertilidad de las mujeres. Actualmente, el estudio científico exhaustivo ha privado al satélite lunar de parte de su misterio. No se han descubierto...

Marte

Por su relativa cercanía a la Tierra, su buena visibilidad con telescopio y la serie de naves espaciales no tripuladas enviadas para explorar su atmósfera y su superficie, Marte es probablemente el planeta mejor conocido del Sistema Solar, aparte del terrestre. Por su color rojizo ha sido identificado con el dios romano de la guerra. Tradicionalmente se han observado en Marte algunas características singulares. Se trata de un planeta de tipo terrestre, de corteza sólida, dotado de una delgada atmósfera y con varios rasgos orográficos notables. La formación conocida como Olympus Mons es, con sus 27 km de altura, la mayor montaña conocida del Sistema Solar. Por su parte, el Valles Marineris se considera el mayor cañón del sistema. Desde antiguo se ha especulado con la idea de la existencia de vida, incluso inteligente, en el planeta marciano. Aunque las observaciones y la exploración astronáutica del mismo han hecho abrigar alguna esperanza de encontrar agua y restos de vida fósil,...

Mercurio

El planeta más cercano al Sol, Mercurio acusa la intensidad de las radiaciones solares con una atmósfera muy escasa y una alta temperatura superficial. Forma parte del conjunto de los planetas interiores o terrestres, así llamados por poseer una estructura física y composición en cierto modo semejantes a la Tierra. Conocido desde la prehistoria, Mercurio ha recibido el nombre de la deidad romana mensajera de los dioses. La cercanía al Sol es determinante para comprender algunas de las características más relevantes de Mercurio. Su distancia orbital media es de unos 58 millones de kilómetros y su periodo de revolución alrededor del astro se cifra en apenas 88 días terrestres. Mercurio es además el menor de los planetas del Sistema Solar (excluidos los planetas enanos), con unos 2.440 km de radio ecuatorial. Dos satélites naturales, Ganimedes de Júpiter y Titán de Saturno, lo superan en tamaño. Por otra parte, Mercurio tiene una densidad relativamente elevada, la mayor de todos los...

Neptuno

El descubrimiento del planeta Neptuno fue resultado de la aplicación del poder predictivo de la astronomía al estudio del Sistema Solar. Desde tiempos prehistóricos eran conocidos cinco planetas observables a simple vista: Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno (sin contar la Tierra). En 1781, el astrónomo inglés William Herschel descubrió un nuevo planeta, al que se bautizó como Urano. Los estudios minuciosos realizados en las siguientes décadas sobre las características de Urano llevaron a descubrir ciertas “anomalías” en su órbita, que se explicaron como resultantes de la perturbación gravitatoria debida a la existencia de un cuerpo transuraniano. El astrónomo francés Urbain Jean-Joseph Le Verrier realizó un cálculo preciso de la órbita y la posible posición de este supuesto planeta incógnito (el británico John Couch Adams efectuó de modo independiente cálculos coincidentes, aunque su aportación no trascendió a tiempo). Aplicando las predicciones de Le Verrier, el alemán John...

Objetos próximos a la Tierra (NEO)

Se llama genéricamente objetos próximos a la Tierra a aquellos cuerpos del Sistema Solar cuya órbita los lleva a aproximarse a la Tierra más allá de un cierto límite. Estos objetos se conocen también por sus siglas NEO (del inglés, Near-Earth Object). De acuerdo con su definición, en algún momento de su trayectoria los NEO se acercan a menos de 1,3 unidades astronómicas del Sol, donde una unidad astronómica se define como la distancia media entre la Tierra y el Sol, aproximadamente igual a 150 millones de kilómetros. De este modo, los objetos NEO pueden llegar a aproximarse peligrosamente a nuestro planeta, con un riesgo de colisión cuyos efectos podrían ser devastadores. Se sabe que, en el pasado, el choque contra la superficie terrestre de cometas, asteroides y otros objetos de cierta envergadura llegados del espacio exterior provocó cambios muy importantes en la configuración del planeta en el plano geológico. Además, según las investigaciones estas colisiones tuvieron también...

Planeta enano

Según definición acuñada por la Unión Astronómica Internacional en 2006, se dice que un cuerpo celeste tiene la condición de planeta enano dentro del Sistema Solar cuando cumple las cuatro condiciones siguientes:. - Describe una órbita alrededor del Sol. - Tiene una masa suficiente para superar las fuerzas de los cuerpos rígidos y poder adoptar una forma de equilibrio hidrostático, cuasiesférica. - No ha limpiado la vecindad de su órbita. - No es un satélite ni ninguna otra clase de objeto estelar. La tercera de estas condiciones se estableció con la intención expresa de excluir a Plutón de la relación de planetas mayores o principales del Sistema Solar. Durante varias décadas, desde su descubrimiento en 1930, Plutón fue considerado el noveno planeta del Sistema Solar. Sin embargo, varias de sus características no concordaban con la consideración de planeta clásico, en particular en relación con los planetas gigantes gaseosos anteriores a él por su distancia al Sol: Júpiter,...

Planeta extrasolar

El avance de las técnicas de observación astronómica y el conocimiento creciente de la variedad y multiplicidad de objetos celestes existentes llevó a lo largo del siglo XX a conjeturar, con un alto grado de verosimilitud, la existencia de sistemas planetarios externos al Sistema Solar. Los planetas integrantes de estos supuestos sistemas planetarios comenzaron a ser llamados planetas extrasolares, o bien exoplanetas. La dificultad para la detección de estos planetas extrasolares puede comprenderse recordando la historia del descubrimiento de Urano, Neptuno y Plutón, ninguno de ellos fácilmente visible al telescopio. Considerando que carece de luz propia, el brillo de un planeta situado en una estrella distinta al Sol, dada la lejanía a los observatorios terrestres, no podría ser percibido por los telescopios terrestres salvo en el caso de planetas gigantes y en circunstancias muy excepcionales. Sin embargo, existen métodos indirectos para la detección de estos planetas. El primer...

Plutón

Objeto planetario del Sistema Solar, que durante varias décadas fue considerado el menor y más alejado de sus planetas. A partir de 2006, la Unión Astronómica Internacional (UAI) modificó la clasificación de Plutón y pasó a considerarlo un planeta enano. Esta decisión vino a reconocer que Plutón no es sino uno más de los miembros integrantes del cinturón de Kuiper, una región del Sistema Solar, más allá del planeta Neptuno, que comprende al menos 800 objetos conocidos. Plutón fue descubierto en 1930 por el astrónomo estadounidense Clyde W. Tombaugh. Es un objeto astronómico rocoso, constituido principalmente por silicatos y metano sólido. Con un diámetro de unos 2.300 km, tiene un tamaño aproximadamente igual a dos tercios del de la Luna terrestre y está situado a una distancia media del Sol cercana a los 6.000 millones de kilómetros. La órbita de Plutón es acusadamente excéntrica, hasta el punto de que, durante una parte de su trayectoria alrededor del Sol, llega a situarse más...

Saturno

Sexto planeta del Sistema Solar por su distancia al Sol, Saturno es el segundo cuerpo planetario de mayor tamaño después de Júpiter. En la observación directa se percibe como una luminaria de brillo relativamente intenso, que ha sido identificada desde tiempos prehistóricos. Debe su nombre al dios romano de la agricultura y el tiempo, conocido por Cronos, padre de Zeus, en la cultura griega. Saturno pertenece al grupo de los planetas exteriores del Sistema Solar, junto con Júpiter, Urano y Neptuno. Aunque de tamaño cercano al de Júpiter (su radio ecuatorial se estima en unos 60.000 km, más de nueve veces el terrestre), tiene un tercio de su masa y, por consiguiente, una densidad media muy inferior. La órbita del planeta, elíptica como las de los demás planetas, le lleva a situarse a una distancia media al Sol de algo más de 9 unidades astronómicas (la unidad astronómica es la distancia media Tierra-Sol). Aunque comparte muchas de las características de Júpiter, al igual que éste...

Sirio

La estrella más brillante del cielo nocturno, Sirio es una luminaria muy conocida y observada desde tiempos prehistóricos. Entre los antiguos egipcios, que la llamaron Sothis, alcanzó una importancia especial, pues su primer orto heliaco (momento en que la estrella sale justo antes del amanecer) coincidía con el inicio de la crecida anual en el delta del Nilo. Las inundaciones asociadas aportaban el abono natural necesario para la prosperidad agrícola de la región. Por ello, la estrella fue objeto de veneración cultual en Egipto. En términos astronómicos, Sirio es la estrella principal de la constelación del Can Mayor. Su nombre técnico es Alpha Canis Majoris y posee una magnitud visual aparente de -1,5, la más intensa del firmamento. En la interpretación mítica de las constelaciones se ha asociado también con Orión, el Cazador celeste, identificándose con su perro acompañante. Sirio se encuentra a unos 8,7 años-luz de distancia de la Tierra; es decir, la luz tarda 8,7 años en...

Sol

Aunque de importancia trascendental para la dinámica del Sistema Solar y para el desarrollo de la vida en la Tierra, el Sol no pasa de ser una estrella de rasgos poco destacados dentro del contexto de la Vía Láctea en la que se encuentra. Se sitúa en una región de esta galaxia y es una estrella de tamaño medio, tipo espectral G2, que pasa por la fase central de su evolución, dentro de la llamada secuencia principal de la vida de las estrellas. La masa del Sol multiplica la terrestre por 330.000 aproximadamente. El diámetro de la estrella se sitúa en 1.392.000 km. La distancia que separa al Sol de la Tierra, de unos 149 millones de kilómetros, es un valor de referencia que se denomina unidad astronómica (u.a.). Como se ha explicado, el Sol, acompañado de su Sistema Solar, del que suma casi el 99% de la masa, se ubica en un punto alejado del centro de la Vía Láctea y experimenta, en su conjunto, un desplazamiento de traslación hacia un punto del espacio galáctico denominado ápex. La...