Abomey

https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Abomey_Royal_Palace.jpg

Fundada hace más de trescientos años, la capital del antiguo reino de Dahomey es hoy una pequeña ciudad del sur de Benín, a ochenta kilómetros al noroeste de su capital, Porto Novo. De su antiguo esplendor, conserva una muralla de diez kilómetros de longitud y un rico patrimonio monumental.

Es la capital de Zou, uno de los doce departamentos de Benín. Tiene sesenta mil habitantes.

Su economía es pobre, basada en la agricultura de subsistencia, el comercio y el turismo. Está conectada por tren con las ciudades de Cotonou, sede del gobierno de Benín, y Porto Novo, la capital oficial.

Fue la capital de reino de Abomey, más tarde Dahomey, fundado hacia 1625. Entre los siglos XVII y XIX fue un importante centro militar y comercial. Se enriqueció gracias a la venta de esclavos a comerciantes europeos para su exportación al Nuevo Mundo, como otras ciudades vecinas del golfo de Guinea, en la denominada Costa de los esclavos. En este periodo, una sucesión de doce reyes construyó ricos palacios, adornados con tapices, estatuas y efigies de bronce, plata y estaño.

Los palacios reales de Abomey, declarados por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad en 1985, abarcan una extensión de cuarenta hectáreas y contienen los restos de doce palacios y otras dependencias en desigual estado de conservación. Este complejo guarda los vestigios históricos más importantes de la ciudad: el palacio de Agadja, las tumbas reales de Tegbessu (1728-1789) y las moradas de los soberanos del siglo XIX. Los palacios de Guezo y Glelé albergan el Museo de Historia, que contiene una colección de intrincados bajorrelieves policromados. Estos recogen, a falta de documentos escritos, tanto la vida de los soberanos y su reino, como los mitos y costumbres del pueblo. Este conjunto arquitectónico es el principal atractivo turístico de la ciudad y aún hoy se utiliza en diversos ritos y ceremonias tradicionales.