Blaise Pascal

https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Pascal-old.png

Blaise Pascal (1623-1662), matemático, físico y filósofo religioso, formuló el principio que lleva su nombre sobre el modo en que se transmite la presión aplicada a un líquido.

Pascal nació el 19 de junio de 1623, en Clermont-Ferrand, Francia. Su familia, de posición acomodada y profundas convicciones católicas, se trasladó a París en 1631.

Étienne Pascal, padre de Blaise, era un reconocido matemático que introdujo a su hijo en el estudio de tal disciplina, en la que éste destacó de manera muy precoz. En 1640 escribió Essai pour les coniques (Ensayo para las cónicas), un tratado sobre este tipo de superficies con el que obtuvo un notable reconocimiento y atrajo la atención de personalidades de la talla de René Descartes. Cuando sólo tenía 19 años construyó una máquina de calcular con el fin de ayudar a su padre en el cómputo de los impuestos, y que es considerada como la primera calculadora de la historia.

Al igual que su familia, durante su juventud Pascal fue un estricto practicante de la doctrina católica, al mismo tiempo que miraba con un educado respeto a quienes practicaban lo que ellos denominaban “religión interior”. En 1646, sin embargo, Pascal entró en contacto con el jansenismo, un movimiento heterodoxo católico con sede en la abadía de Port-Royal.

Nuevos logros

En cualquier caso, sus creencias religiosas no le apartaron de la actividad científica. Interesado por los estudios de Galileo y Evangelista Torricelli, se enfrascó en la fabricación de barómetros y la medición de la presión atmosférica, labores que lo condujeron a los campos de la hidrostática y la hidrodinámica, donde efectuaría importantes avances. A él se le debe la invención de la jeringa y de la prensa hidráulica, instrumento basado en el principio que lleva su nombre: la presión aplicada a un líquido que se encuentra confinado se transmite, sin verse mermada y en todas las direcciones, independientemente del área sobre la que tal presión es aplicada.

Efectuó también estudios sobre el vacío, el equilibrio de soluciones líquidas y el peso y densidad del aire. En su obra de 1654 Traité du triangle arithmétique (Tratado del triángulo aritmético) sentó las bases del cálculo de probabilidades.

Durante finales de 1653 y todo 1654, Pascal sufrió una crisis espiritual que le condujo a ingresar, a comienzos de 1655, en la abadía de Port-Royal para dedicarse a la meditación y la penitencia. No llegó a convertirse en uno de los jansenistas, pero a partir de entonces sólo escribió siguiendo sus recomendaciones y no volvió a publicar empleando su nombre. Sus dos últimas obras importantes corresponden a este periodo.

En Les Provinciales (1656-1657; Cartas provinciales), se incluyen 18 cartas en las que defendía al jansenista Antoine Arnauld, quien se hallaba sometido a juicio. Se trata en definitiva de una apelación a la austeridad y la caridad en la práctica del catolicismo, a la vez que un ataque a la flexibilidad moral de la orden jesuita, opositores de los jansenistas. El texto destaca por su prosa clara y brillante.

En la obra inacabada Pensées (1962; Pensamientos), Pascal efectuó una apología del cristianismo y expuso la que es su tesis más conocida, que el hombre se halla incapacitado para llegar a conocer a Dios haciendo uso exclusivamente de la razón, siendo esto posible sólo a través de la intuición.

Pascal falleció en París, el 19 de agosto de 1662. En sus últimos momentos fue asistido por un párroco no jansenista.