Abraham Lincoln

Abraham Lincoln

Abraham Lincoln (1809-1865), político y presidente de los Estados Unidos de América; alcanzó la presidencia en 1861 como miembro del partido republicano, estando marcada toda su legislatura por la guerra civil entre el Norte y el Sur. Está considerado uno de los presidentes más importantes e influyentes de la historia por su sencillez, honradez y su determinación en contra de la esclavitud, que consiguió abolir en 1862. Se le rindió homenaje en 1922 con la construcción del Lincoln Memorial, en Washington, uno de los monumentos más visitados del país.

Primeros años (1809-1848)

Abraham Lincoln nació en la localidad de Hodgenville, en el estado de Kentucky, el 12 de febrero de 1809. Su infancia estuvo marcada por las dificultades económicas de la familia, el traslado de residencia a otros estados (Indiana e Illinois) y la muerte de su madre, en 1818. Durante esos años recibió una educación bastante rudimentaria y desempeñó diversos trabajos como batelero, dependiente de una tienda y administrador de correos, entre otros.

A la edad de 21 años se independizó y se instaló en la localidad de New Salem, donde participó en la construcción de la línea férrea de la zona y fue designado capitán de una compañía en el enfrentamiento de los colonos con los indios sank. Esto le permitió ganarse la reputación entre sus conciudadanos y entrar en el mundo de la política de la mano del Partido Whig, con el que se presentó, en 1832, a las legislativas del estado de Illinois, de las que salió derrotado. Lo volvió a intentar en los comicios de 1834, saliendo esta vez victorioso y pasando a ocupar el escaño en la Cámara de Representantes estatal ininterrumpidamente hasta 1841.

Paralelamente, Lincoln quiso completar sus estudios y se decantó por el derecho, graduándose en Leyes en 1836. Un año más tarde, dejó New Salem y se trasladó a Springfield (la nueva capital del estado de Illinois), que ofrecía mayores oportunidades laborales.

En noviembre de 1842, se casó con Mary Todd, perteneciente a una destacada familia de la región, lo que le permitió establecer contactos políticos más importantes. De esta forma, su carrera política continuó en ascenso hasta que en 1846 obtuvo el acta de diputado a la Cámara de Representantes federal, situada en Washington, cargo en el que permaneció hasta 1849. Destacó por sus firmes posiciones, oponiéndose a la guerra mexicano-estadounidense (1846-1848) emprendida por el presidente James Knox Polk, y presentando un proyecto para la abolición de la esclavitud en el distrito de Columbia.

Ascenso político (desde 1849)

En 1849, desencantado de la política, Lincoln regresó a Springfield, donde retomó su profesión de abogado. Aunque parecía que a sus 40 años su carrera política había concluido, volvió al ruedo político en 1854. El motivo fue su radical oposición al proyecto del senador Stephen Arnold Duglas, quien quería aprobar una ley que permitía la introducción de la esclavitud en los futuros estados de Nebraska y Kansas. Por ello, en 1855, Lincoln se presentó nuevamente al Senado federal, aunque acabó retirando su candidatura y apoyando la de Lyman Trumbull, su oponente demócrata, también contrario a dicha ley. Un año más tarde, la disolución del Partido Whig hizo que Lincoln entrara a formar parte del recién constituido Partido Republicano, con el que volvió a presentarse como candidato al Senado enfrentándose a su antiguo oponente Douglas en 1858. Los debates que sostuvieron ambos políticos fueron muy conocidos y se difundieron enormemente entre la población, lo que contribuyó a que Lincoln ganara prestigio y admiración entre amplios sectores sociales, a pesar de lo cual perdió las elecciones.

No obstante, la reputación que Lincoln había adquirido le permitió ganar la candidatura presidencial en la Convención Nacional Republicana celebrada en Chicago de cara a las elecciones de 1860. Con un partido unido, frente a la división demócrata, y un programa electoral basado en la reivindicación antiesclavista y la reforma arancelaria, el triunfo en los comicios presidenciales de noviembre de 1860 fue absoluto. Sin embargo, su éxito también provocó tensiones de forma inmediata.

La Guerra de Secesión y la abolición de la esclavitud

Los estados del Sur ya habían manifestado su total oposición a Lincoln y amenazado con la separación si éste ganaba las elecciones. Así, en diciembre de 1860, el estado de Carolina del Sur anunció su separación de la Unión, iniciativa seguida, poco después, por los estados de Mississippi, Florida, Alabama, Georgia, Luisiana y Texas. Todos ellos formaron, en enero de 1861, el gobierno de los Estados Confederados de América, con capital en Richmond, nombrando presidente a Jefferson David. Desde entonces, sus partidarios fueron conocidos como confederados o sudistas en contraposición a los nordistas o federales, que habían permanecido fieles a la Unión.

La tensión fue en constante aumento y la posibilidad de una guerra crecía con el paso de los meses. Lincoln tomó posesión de su cargo en marzo de 1861 y el primer problema con el que se enfrentó fue la situación de Fort Sumter, un fuerte de la Unión en territorio sudista. Finalmente, Lincoln decidió prestar ayuda a dicho emplazamiento, solicitando al mismo tiempo el reclutamiento voluntario para luchar contra los sudistas; esto suscitó el entusiasmo popular en los estados del norte, donde en poco tiempo se presentaron a filas 75.000 hombres, y la decisión de los estados del Sur de integrarse en la Confederación (casos de Virgina, Arkansas, Tennessee y Carolina del Norte).

El 12 de abril de 1861 comenzó la llamada Guerra de Secesión, un conflicto largo y sangriento. Aunque el peso de la industria y los recursos tanto humanos como económicos se decantaban claramente a favor del Norte, la guerra empezó mal para la Unión y Lincoln tuvo muchas dificultades para encontrar generales adecuados. Así, al general Scott (derrotado en la batalla de Bull Run, julio de 1861) le sucedió John Pope (derrotado en la batalla de Manassas, agosto de 1862), seguido por Ambrose E. Burnside (vencido en la batalla de Fredericksburg, diciembre de 1862) y reemplazado por Joseph Hooker (superado en la batalla de Chancellorsville, mayo de 1863). Finalmente, en 1864, Lincoln entregó el mando de todo el Ejército a Ulysses S. Grant y con él la Unión se encaminó a la victoria final.

Paralelamente, Lincoln llevó a cabo una política de consenso y armonía dentro de su gabinete, aunque con tendencias muy dispares, y desarrolló un proyecto para acabar con la esclavitud, lo que sin embargo no quiso hacer público hasta que el Norte obtuvo una gran victoria militar. Ésta ocurrió en la batalla de Antietam (septiembre de 1862) y Lincon aprovechó el momento para dar a conocer La Proclamación de Emancipación de los esclavos afroamericanos. La medida, que se aplicó en todos los estados desde el 1 de enero de 1863, perseguía varios objetivos: acabar con la esclavitud, ganarse el reconocimiento de las clases medias de la Unión y atraer más adeptos a la causa, y conseguir el apoyo diplomático de los países europeos, que hasta ese momento habían sido más partidarios del Sur.

El año 1864 coincidió con la campaña electoral a las presidenciales y Lincoln se presentó a la reelección con la promesa de acabar pronto con la guerra e iniciar un amplio programa de reconstrucción nacional. Triunfó en los comicios celebrados en noviembre de ese año con total comodidad, al obtener más del 60% de los votos, y tras asumir la presidencia se reunió, en febrero de 1865, con representantes de la Confederación para llegar a un acuerdo de paz, que no fructificó. Para entonces, el Sur estaba prácticamente derrotado y las tropas sudistas, encabezadas por el general Robert E. Lee, se rindieron finalmente el 9 de abril de 1865.

Sin embargo, Lincoln disfrutó muy poco tiempo de la victoria y del final de la guerra, pues el 14 de abril de 1865, un fanático sudista llamado John Wilkes Booth le pegó un tiro en la cabeza cuando asistía a una obra de teatro. El presidente murió al día siguiente, pasando a la historia como el primer mandatario de los EE.UU. asesinado y convirtiéndose inmediatamente en un mito por sus ideales y honestidad.

Cronología de Abraham Lincoln

1809 – Nace Abraham Lincoln en Kentucky, Estados Unidos.

1830 – Se instala en New Salem.

1834 – Consigue un escaño en la Cámara de Representantes estatal.

1836 – Se licencia en Derecho.

1837 – Se traslada a Springfield, Illinois.

1846 – Obtiene el acta de diputado a la Cámara de Representantes federal, en Washington.

1849 – Regresa a Springfield. Retoma su carrera como abogado.

1854 – Vuelve a la vida política.

1856 – Entra a formar parte del Partido Republicano.

1860 – Triunfa en los comicios presidenciales. Presidente de Estados Unidos.

1861 – Oponiéndose a Lincoln, los estados del Sur crean los Estados Confederados de América. Comienza la Guerra de Secesión (Norte-Sur)

1863Proclamación de Emancipación de los esclavos afroamericanos.

1864 – Nuevo triunfo en los comicios presidenciales.

1865 – Finaliza la guerra. Es asesinado por un fanático sudista.