Carl Lewis

Carl Lewis (1961-), atleta estadounidense considerado como uno de los mejores de la historia de este deporte, célebre por lograr diez medallas olímpicas a lo largo de su carrera deportiva, nueve de oro y una de plata.

Frederick Carlton Lewis, conocido popularmente como Carl Lewis, nació Birmingham, Alabama (Estados Unidos) el 1 de julio de 1961. Practicó distintos deportes antes de decidirse por el atletismo. En 1979, con tan sólo diecinueve años de edad, participó en los Juegos Panamericanos, donde logró una medalla de bronce en la especialidad de salto de longitud.

Un año después fue seleccionado para formar parte del equipo olímpico estadounidense de atletismo que debía disputar los Juegos Olímpicos de Moscú en 1980. Sin embargo, el boicot de los Estados Unidos a la competición le privó de la oportunidad de participar en sus primeras olimpiadas.

Sí pudo tomar parte en la siguiente cita olímpica en Los Ángeles (1984), donde tuvo una actuación destacada obteniendo cuatro medallas de oro en las pruebas de salto de longitud, cien metros lisos y doscientos metros lisos, así como en el relevo 4 x 100.

En los Campeonatos del Mundo de Atletismo celebrados en Roma en 1987 logró la medalla de oro en las disciplinas en salto de longitud, en los relevos 4 x 100 y en cien metros lisos. En 1988, en los Juegos Olímpicos celebrados en Seúl, logró tres medallas de oro en las pruebas de cien metros lisos, salto de longitud y en el relevo 4 x 100. Además consiguió una medalla de plata en los doscientos metros lisos.

En 1991, en el Campeonato Mundial de Atletismo celebrado en Tokio, Lewis logró dos nuevas medallas de oro en las pruebas de cien metros lisos y en el relevo 4 x 100, y una medalla de plata en salto de longitud. En 1992, en los Juegos Olímpicos disputados en Barcelona (España), conquistó dos nuevas medallas de oro, en esta ocasión en las disciplinas de salto de longitud y de relevo 4 x 100.

Finalmente, en su última aparición en unas Olimpiadas, en los Juegos Olímpicos celebrados en Atlanta (Estados Unidos) en 1996, logró imponerse en la prueba de salto de longitud, poniendo de este modo el broche de oro a una de las carreras más impresionantes de la historia del deporte mundial, en la que figuran diez medallas olímpicas, nueve de ellas de oro. Ese mismo año se le concedió el Premio Príncipe de Asturias de los deportes, y un año después, en 1997, abandonó definitivamente la práctica activa del atletismo.