Acto de habla

ingimage

Unidad más pequeña de la comunicación lingüística. Cuando una persona emite una oración para dar información, mostrar sus sentimientos, solicitar datos, etc., se realiza un acto de habla, puesto que el lenguaje se utiliza para hacer cosas. Un acto de habla se compone de lo que se dice (enunciado) y lo que se hace al emitir ese mensaje, es decir, la propia acción comunicativa o finalidad del acto.

El primero en nombrar este tipo de unidades fue John Austin (1911-1960), el padre de la pragmática moderna, que consideraba que el lenguaje, además de describir, sirve para realizar actos. Su continuador en esta teoría fue John Searle (n. 1932), quien estableció que los actos de habla son las unidades de comunicación lingüística y se rigen por normas con un uso convencional.

Muchos actos de habla cumplen una función social, como los utilizados para saludar o agradecer (“Hola, buenos días”, “muchas gracias”) o tienen un carácter ritual que los hablantes deben seguir. De alguna manera, son actos de cultura que proceden de las reglas particulares de una comunidad lingüística y se convierten en la realización específica de la intención comunicativa que tiene el hablante.

Esto quiere decir que, al ser analizados, están muy ligados al contexto en el que se producen. Así, se encuentran actos de habla que hay en unas lenguas y que no existen en otras. Por ejemplo, “brindar” es un acto de habla común en español pero en hindi no existe ese concepto que asocia la bebida con una celebración social o con los buenos deseos. También puede ocurrir que un acto de habla que exista en dos lenguas diferentes, se asocie de forma distinta, que se utilice con finalidades diferentes, o bien que requieran que el hablante tenga una información previa para interpretarlo correctamente. Según todas estas particularidades, se pueden citar varios tipos de actos de habla.

Acto asertivo. Se utiliza para proporcionar información al destinatario del enunciado. Una de las características que permite diferenciar este tipo de acto es que puede decirse de él si es verdadero o falso.

Acto expresivo. Este tipo de acto suele expresar, aunque no siempre de forma explícita, el punto de vista y la parte subjetiva del emisor.

Acto interrogativo. Se caracteriza por la entonación del enunciado y el orden que siguen los elementos de la oración. Este acto tiene como finalidad conseguir información del destinatario.

Acto directivo . En este acto se usa el modo imperativo y es frecuente que aparezca un vocativo, el nombre de alguien usado únicamente para nombrar a esa persona cuando el emisor se dirige a ella. El objetivo es lograr que el interlocutor realice la acción que el emisor solicita.

Acto comisivo . En este caso el hablante establece un compromiso con su interlocutor respecto a una acción futura. En este sentido, hay un grupo de expresiones, llamadas realizativas, en las que se produce el acto que describen en el mismo instante en el que se expresan. Un ejemplo es el enunciado “Te lo juro”. En el momento en el que se pronuncia el acto de habla, también se realiza lo que se dice, el acto de jurar. Son oraciones que contienen siempre un verbo o una expresión lingüística realizativa (prometer, dar el pésame, dar la enhorabuena, etc.).