Abedul

Hojas de abedul (“Betula pendula”)

El abedul es un árbol, de hoja caduca, perteneciente a la familia de las betuláceas, propio del hemisferio norte y que se caracteriza por su buena adaptación a los climas fríos.

Dentro del género que lo identifica, Betula, quedan comprendidas más de treinta especies, entre las que cabe citar el abedul común, Betula pendula; el abedul papiráceo o del papel, Betula papyracea;el abedul amarillo o plateado, Betula lutea, y el abedul blanco, Betula alba.

Los abedules son árboles de porte medio (no suelen superar los 25 metros de altura), con tronco oscuro en los especímenes jóvenes que al crecer se aclara y se cubre de una corteza de color gris claro, que puede desprenderse en láminas. Las hojas, en general péndulas y móviles, presentan forma romboidal y borde finamente aserrado. Las flores, pequeñas y limitadas casi siempre a los elementos reproductores, forman conjuntos a modo de pequeños racimos alargados a los que se llama amentos. Tanto los femeninos como los masculinos se desarrollan en el mismo árbol. El fruto es en nuez, de pequeñas dimensiones, y se dispersa por la acción del viento.

La mayor parte de las especies admiten suelos pobres y resisten bien la acidez y el frío. Crecen en formaciones abiertas en los claros de bosques más densos de otras especies. Su área de distribución comprende Norteamérica, Europa, el Cáucaso, Siberia y el norte de la costa asiática del Pacífico.

Las hojas de algunas especies se emplean para preparar infusiones y diuréticos. No obstante su principal aprovechamiento se centra en la explotación de su madera, ligera y profusamente usada en ebanistería, suelos y recubrimiento de superficies, y utilizada también para elaborar pasta de papel.