Abeja

La abeja es un animal social que vive en enjambres

Insecto artrópodo perteneciente al orden Himenópteros y a la familia de los ápidos, bajo cuya denominación se engloban decenas de especies de abejas silvestres, todas ellas capaces de producir miel; sin embargo, sólo la abeja melífera, o Apis mellifera, ha sido domesticada con fines productivos.

Mide aproximadamente tres o cuatro centímetros de longitud por un centímetro de ancho. Su cuerpo está segmentado y cubierto por finas vellosidades, alternando coloraciones marrón oscuras con otras amarillentas o anaranjadas. Tiene dos pares de alas, siendo de mayor tamaño las delanteras. Destaca su aparato bucal capaz de lamer, masticar y extraer el polen de las flores para almacenarlo en estructuras a modo de bolsas que presenta en el abdomen. Los ojos, de disposición lateral, están compuestos por tres ocelos u ojos simples.

Es uno de los mejores ejemplos de animales gregarios. Establece colonias formadas por varias decenas de miles de individuos, siendo la especie doméstica la única capaz de sobrevivir en ellas al invierno. En su gran mayoría, las abejas son hembras obreras descendientes de una única abeja reina encargada de poner los huevos. La reina es la única hembra fértil de la colonia y puede llegar a poner hasta 1500 huevos al día. Las obreras son estériles y sólo están parcialmente desarrolladas. En cada colonia existen varios centenares de machos, llamados zánganos, que viven sólo durante unos pocos días y que son los encargados de fecundar a la reina. Una vez ocurrido, ésta coloca los huevos en las celdillas hexagonales que forman el panal. De cada uno de ellos nacerá, tres días después, una larva, que será alimentada con miel y polen. Pasados seis días la larva se convierte en ninfa, continuando su alimentación para después de otros 12 días convertirse en un individuo adulto.

Viven en zonas despejadas y con abundantes flores de toda Europa, norte de África, Asia, América del Norte y América central.