Acantilado

Vista general del océano desde un acantilado.

Accidente geográfico consistente en una pared rocosa vertical o casi vertical que puede encontrarse en las costas montañosas y a los costados de los ríos. Los acantilados están formados por rocas, material duro, resistente a la erosión. Entre las rocas sedimentarias que los constituyen se encuentran la arenisca, la caliza, la limonita y la dolomita; y entre las ígneas, el granito y el basalto. Las escarpaduras son un tipo particular de acantilado, producido por la acción de una falla tectónica o bien por un deslizamiento del terreno.

Puesto que un acantilado no debe ser necesariamente vertical, sino que puede poseer cierta inclinación, en ocasiones resulta complicado diferenciar un acantilado de una pendiente abrupta. En cualquier caso, en la base de los mismos acostumbra a existir un talud. Cuando el clima es seco, en dicho talud se forma una acumulación de fragmentos rocosos desprendidos de la pared del acantilado. Si por el contrario el clima es húmedo, tales rocas se hallan cubiertas por tierra, constituyendo un suelo.

Algunos de los acantilados más altos del planeta son el de la pared oriental de las Torres del Trango, en la cordillera del Karakorum, en Pakistán, que alcanza los 1.340 m de altura; y el que se halla en la costa de la isla hawaiana de Kaulapapa, con 1.010 m, si bien en este caso el acantilado posee una pendiente notable, en torno a los 60 grados. Otros acantilados dignos de mención son el de Auyan Tepui o Santo Ángel, con una altura próxima a los 1.000 m, los del Cerro Torre y los del Cerro Chalten, ambos en la Patagonia.