Aerogel

https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Aerogel_hand.jpg

Material sintético sólido, poroso y ultraligero obtenido a partir de un gel, en el cual se ha sustituido el componente líquido habitual por un gas. De esta forma se obtiene un compuesto sólido microporoso de tipo gel cuya fase dispersa es gaseosa.

Los aerogeles presentan características especiales por su densidad extraordinariamente reducida y su baja conductividad térmica. En sus distintas variedades reciben varios nombres coloquiales, como humo azul o humo helado. Las formas más habituales son la sílice microporosa, las zeolitas y el vidrio microporoso.

La primera forma sintetizada de aerogel se debió a Samuel Stephens Kistler en 1931. Este tipo de materiales que, pese a su apariencia, son sólidos y rígidos, con un tacto similar al poliestireno extruido, en realidad no se parecen estructuralmente a los geles, aunque conservan su denominación por la fuente a partir de la cual suelen extraerse.

Los aerogeles muestran un conjunto de propiedades físico-químicas interesantes para la investigación y la industria. Sus cualidades más distintivas son su bajísima densidad y su extraordinaria ligereza para tratarse de cuerpos rígidos. Algunos aerogeles son muy higroscópicos, por lo que se emplean como desecantes.

Las modalidades inorgánicas, de sílice, carbono y aluminio, entre otros, son aislantes térmicas y buenas conductoras de la electricidad. Esta capacidad de aislador térmico explica uno de sus usos más corrientes, en la impermeabilización y aislamiento de las ventanas de rascacielos y edificios de oficinas.

Los aerogeles presentan usos en muy diversos campos, como la fabricación de parachoques y otros componentes automovilísticos, raquetas de tenis y material deportivo ultraligero, espesantes de pinturas y cosméticos, fibras textiles para protección frente a condiciones extremas de frío y humedad (por ejemplo, en submarinismo), supercondensadores electroquímicos y otros muchos fines.