Boxeo

Deporte practicado por dos luchadores o púgiles de peso similar que se enfrentan mediante golpes con los puños, protegidos por unos guantes especiales y de acuerdo con unas determinadas reglas.

Existen testimonios de la práctica del boxeo ya en la cultura sumeria, en el tercer milenio antes de nuestra era. También formó parte de las pruebas que se disputaban en los Juegos Olímpicos celebrados en la Grecia antigua. El boxeo moderno surgió en Inglaterra, alrededor del siglo XVIII. James Figg se proclamó campeón en su país y fundó una escuela de la que salieron las primeras reglas del boxeo. En 1865 un nuevo reglamento, elaborado por el marqués de Quensberry, sustituyó al anterior y estableció, entre otras medidas, la obligatoriedad de los guantes de cuero para suavizar los golpes. Se introdujo en las Olimpiadas modernas en 1904 y se ha mantenido hasta la actualidad, a pesar de que existe una corriente de opinión contraria a su práctica por considerar que incita a la violencia.

Los combates de boxeo se llevan a cabo sobre una superficie de lona llamada cuadrilátero o ring, situada a 45 centímetros sobre el nivel del suelo y delimitada por unas cuerdas elásticas. En el boxeo amateur los púgiles se protegen la cabeza con un casco, pero no así en el boxeo profesional, en el que además los guantes son más ligeros. La lucha se desarrolla en sucesivos periodos de tres minutos, llamados asaltos, interrumpidos por un minuto de descanso durante el cual el luchador se sienta en un rincón del cuadrilátero y recibe la atención y consejos de su entrenador. El número de asaltos varía entre los tres que normalmente componen un combate amateur y los quince de que constan los combates profesionales en los que se disputa el título mundial. La victoria se puede lograr por puntuación, siendo ésta otorgada por los jueces, o bien por K. O., es decir, knock out, que consiste en dejar al contrario fuera de combate.