Deportes

Actividad física de carácter competitivo y a veces lúdico y que está, generalmente, sujeta a un reglamento. Practicado a lo largo de la historia, en la actualidad el deporte constituye una de las actividades más comunes del ser humano, al tiempo que un espectáculo de masas.

El deporte es una actividad diferenciada del trabajo y del juego. A diferencia del primero, el deporte no surge por una obligación externa, sino que nace espontáneamente de la motivación interna del deportista. A diferencia del segundo, debe someterse a unas reglas precisas y requiere del uso de fuerza o habilidad física. Sin embargo, la remuneración a los deportistas por su actividad, es decir, la profesionalización del deporte, es un hecho en el mundo actual. Esto ha obligado a considerar el deporte como cualquier actividad física sometida a reglas que se practica con fines competitivos o lúdicos, si bien para determinadas personas, los profesionales del deporte, no deja de ser un trabajo. El carácter competitivo es intrínseco al deporte, bien sea entre los distintos participantes o bien frente a los obstáculos naturales que el deportista pretende superar.

Existen pruebas de la práctica del deporte ya en la antigua civilización egipcia, donde se celebraban exhibiciones de arqueros y caza. En Grecia el deporte vivió una de sus épocas de mayor esplendor. Para los griegos de la antigüedad, el deportista era un héroe al que se otorgaban premios y se inmortalizaba en las obras de arte. Se organizaban competiciones periódicas dotadas de carácter sagrado, como las que se celebraban desde el año 776 a.C. en la ciudad de Olimpia en honor del dios Zeus y que eran conocidos como Juegos Olímpicos. Las modalidades deportivas incluían carreras, lucha, carrera de cuadrigas y de jinetes a caballo. Roma no heredó la veneración griega por el deporte, aunque sí organizó grandiosos espectáculos que incluían deportes como la lucha de gladiadores o las carreras de caballos o cuadrigas.

Durante la edad media, en Europa el deporte se mantuvo ligado a la formación militar y a la caza. En América, África y Asia también se practicaban deportes, muchos de ellos relacionados con la lucha. Los juegos de pelota, elaborada ésta con materiales rudimentarios, son prácticamente universales.

En su sentido actual, el deporte nació a mediados del siglo XIX. Fue entonces cuando en Inglaterra comenzó a generalizarse como actividad de ocio entre las clases altas y dio origen a la fundación de clubes privados, cuyo acceso estaba prohibido a los trabajadores. Paralelamente surgió la afición a determinados deportes entre las clases populares, siendo el más representativo de éstos el fútbol. Por otra parte, se introdujeron reformas en la enseñanza tendentes a la integración de la gimnasia entre las materias escolares.

La popularización del deporte fue un fenómeno que se produjo de forma simultánea en varios países de Europa y América y que dio lugar a la aparición de las actuales modalidades deportivas, cuyas reglas se fueron estableciendo desde finales del siglo XIX y comienzos del XX. En los Estados Unidos surgieron el béisbol, el basquetbol o el voleibol; el tenis se adaptó en Inglaterra a partir de un antiguo juego francés; los equipos de fútbol comenzaron a crear las primeras asociaciones, y se hicieron frecuentes las competiciones atléticas.

En 1894 el francés Pierre de Coubertin dio un impulso definitivo al deporte al proponer la celebración de unos Juegos Olímpicos que recuperasen el espíritu de los antiguos juegos griegos. Los primeros Juegos de la era moderna se celebraron en 1896 y consiguieron dar al deporte un carácter internacional que se ha mantenido desde entonces.

En la actualidad, el deporte va mucho más allá de la práctica individual y se ha convertido en un gran espectáculo que mueve millones de personas y grandes cantidades de dinero, y a cuyo desarrollo y popularidad han contribuido en gran medida los medios de comunicación.