Acordeón

El acordeón pertenece al grupo de los instrumentos de viento

Instrumento musical perteneciente a la familia de viento.

Forma

Se compone de un fuelle cerrado por dos cajas armónicas de madera y un diapasón en la parte de la mano derecha con una disposición de teclas como las del piano (“acordeón a piano”) o bien de teclas redondas (“acordeón cromático”); la parte de la mano izquierda presenta botones en ambos tipos de acordeón para tocar los bajos y acordes de acompañamiento.

Cada una de las cajas de madera contiene lengüetas metálicas que vibran con el aire y generan el sonido del acordeón. Además, las mencionadas cajas están provistas de registros o llaves (a la manera del órgano de tubo) que permiten seleccionar el timbre del sonido.

Historia

El antecedente del acordeón se remonta a 3.000 años a.C. y es atribuido al emperador chino Nyu-Kwa, si bien la sustitución de lengüetas de caña por metálicas es posterior.

Fue el austriaco Kiril Demian Cyrill el primero en patentar en 1829 un modelo bajo la denominación de “acordeón”, dotado de un fuelle y cinco botones, cada uno de los cuales, al ser pulsado, producía dos acordes, uno al abrir y otro diferente al cerrar el fuelle. Estos diez acordes bastaban para acompañar numerosas canciones, siendo muy sencillo su uso y aprendizaje en la música popular, sobre todo cuando en 1831 Mathieu reemplazó los acordes de cada botón por dos notas individuales que se producían una al abrir y otra al cerrar el fuelle, dando lugar al acordeón diatónico.

En 1834 Foulon añadió alteraciones, creando de esta manera el primer acordeón cromático, y en 1854 Bauer sustituye los botones por teclas (“acordeón a piano”). En torno a 1880 se le añadió un segundo teclado en la parte derecha, compuesto por cuatro botones que permitían dar dos acordes, cada uno como acompañamiento a la melodía. Así surgió el acordeón diatónico, que ha llegado hasta hoy en la tradición musical de casi todos los pueblos.