13 artículos

Cueva de Altamira

Cueva prehistórica situada en las proximidades de Santillana del Mar, en Cantabria (España), en la que se conserva uno de los conjuntos más representativos del arte paleolítico universal, por lo que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1985. El hallazgo en 1879 del famoso techo de Altamira, donde está representada una manada de bisontes con extraordinaria fuerza expresiva, revolucionó las teorías que entonces se tenían sobre la humanidad prehistórica. La cueva de Altamira está situada en una colina caliza a unos 160 metros sobre el nivel del mar y a cuatro kilómetros de la actual línea de costa. Descubierta en 1868 por un cazador, en la década siguiente era visitada por Marcelino Sanz de Sautuola, un naturalista cántabro interesado en recoger y catalogar los instrumentos de sílex y huesos pertenecientes a los distintos niveles de ocupación de la cueva (auriñaciense, solutrense y magdaleniense) datados en el paleolítico superior. Realizado el hallazgo de las...

Cueva de Lascaux

El conjunto de arte parietal contenido en las diferentes salas de la cueva de Lascaux es uno de los mejores y más completos del arte paleolítico universal. La cueva está situada sobre el valle del río Vézère, cercana a la localidad de Montignac, en el departamento francés de Dordoña, al sudoeste del país. Les Eyzies, otra importante cavidad con arte parietal paleolítico se encuentra en las proximidades de Lascaux, aguas arriba del río Vézère. Ambas fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1979, junto a otras cuevas y yacimientos arqueológicos del valle. La cueva de Lascaux fue descubierta en 1940 y estudiada en primer lugar por el gran arqueólogo francés Henri Breuil. La cavidad, que tiene una estructura sencilla, está formada por una galería principal, de unos veinte metros de ancho por cinco de alto y otras salas más pequeñas, todas profusamente decoradas con alrededor de 600 pinturas y unos 1.500 grabados. La galería principal, llamada sala de los toros...

Iconografía

La palabra iconografía procede del griego eikon, imagen, y graphia, escritura. La iconografía puede ser considerada como una disciplina de apoyo de la Historia cuya intención es explicar las representaciones, ideas, creencias y emociones que las obras artísticas pretenden expresar y transmitir, identificando su singular simbología y alegorías. Desde la prehistoria, intentar expresar con una imagen las ideas y las cosas aparece como un rasgo característico de la humanidad. Con la aparición de las pinturas rupestres, o en representaciones sobre materiales óseos del paleolítico, se han podido hallar ya ejemplos del deseo y la necesidad universales del hombre por comunicarse. En el siglo XVI aparecieron ya tratados de imágenes sistemáticamente clasificados. Durante los siglos XIX y XX, en el terreno del arte cristiano, estas relaciones iconográficas tomaron gran impulso con obras de autores como Émile Mâle, Kart Künstle y Louis Réau. El método empleado seguía los evangelios y otras...

Pintura (historia)

La pintura, lejos de ser una mera técnica artística, podría definirse de manera general como el arte plástico bidimensional por excelencia. Tradicionalmente, la pintura se definía como la expresión artística que buscaba la representación de la belleza a través de un lenguaje plástico y visual, pero hoy día se entiende más como un vehículo de expresión cuyo lenguaje se construye con el color, la línea y la materia. La pintura surgió para dar respuesta a la necesidad que sentía el hombre de expresar la realidad en la que vivía. A lo largo de la historia se han producido numerosos y constantes cambios en la pintura, ya que el acto de pintar es una manifestación inseparable del contexto histórico, cultural y religioso en el que ha sido creada. La técnica se ha ido transformando con el tiempo, adaptándose a las necesidades de los artistas y aprovechando los avances científicos que han dado origen a nuevos soportes, nuevos pigmentos o nuevas técnicas. Actualmente se emplea todo aquello...

Pintura barroca

La pintura barroca se desarrolló en Europa durante los siglos XVII y XVIII. Esta disciplina fue la que mejor sirvió a los países católicos para hacer propaganda, y a los países protestantes para transmitir el peso de una clase burguesa emergente. Durante este periodo se representaron nuevos géneros pictóricos, como bodegones, paisajes, retratos, cuadros de género y escenas costumbristas. Aunque quizá lo más importante fueron las novedades iconográficas que ayudaron al mayor desarrollo que cobró la pintura de temática religiosa y mitológica. Estilísticamente, la pintura barroca estuvo caracterizada por la búsqueda del realismo, el naturalismo y las representaciones muy efectistas y escenográficas. A partir de ese momento, las formas comenzaron a definirse a través de la luz, el color y el dinamismo, mientras que los contornos tendían a diluirse y las figuras cedían su individualidad en pro de buscar la unidad de toda la escena. El espacio, por su parte, estaría determinado por las...

Pintura clásica

Por pintura clásica entendemos aquella que tuvo lugar durante la antigüedad en occidente, entre los siglos IX a.C. y el V de nuestra era, momento en el que el último emperador de Roma fue depuesto. Hoy día se conservan muy pocos ejemplos de pintura griega, y la que conocemos se debe, o bien a las descripciones literarias, o a las copias que realizaron los romanos de las originales, una práctica que también se extendió a la escultura. No obstante, hasta nosotros han llegado un gran número de piezas de cerámica, que constituyó uno de los principales soportes sobre los que los griegos desarrollaron el arte del pincel. La cerámica griega no habría alcanzado ni la calidad ni el valor que hoy día tienen si no hubiera sido precisamente por la pintura que la decoraba. Dentro de la cerámica helena se pueden distinguir varios periodos. El primero (siglos IX-VIII a.C.) fue el Geométrico, llamado así porque el diseño partía de formas geométricas simples sin resaltar en exceso en la superficie...

Pintura contemporánea

Por «contemporánea» se entiende a la pintura desarrollada a lo largo de todo el siglo XX. A lo largo de esos años se produjeron las mayores rupturas que el arte había experimentado hasta el momento. Durante la primera mitad del siglo, entre 1905 y 1949 se desarrollaron las principales vanguardias históricas, los llamados «ismos», mientras que en la segunda se originaron otras nuevas o derivadas de las anteriores. De esta forma, la pintura alcanzó una singularidad y complejidad desconocidas hasta entonces. En 1905 surgió el fauvismo, un movimiento pictórico de apariencia expresionista. El nombre se lo inventó el crítico Louis Vauxcelles, tras ver los cuadros expuestos en el Salón de Otoño de París de 1905, caracterizados por el violento uso del color y la autonomía adquirida en relación a la realidad exterior en la que eran ejecutados. Los artistas más representativos de este movimiento fueron Henri Matisse, André Derain y Maurice Vlaminck. El expresionismo se originó en Alemania...

Pintura gótica

La pintura mural, a diferencia de lo que ocurría en el Románico, tuvo un menor desarrollo durante el periodo Gótico, ya que se vio condicionada por el nuevo rumbo que había tomado la arquitectura, cuyos edificios religiosos, iglesias y catedrales, veían cómo sus muros eran ocupados ahora por grandes y largas vidrieras. A partir de ese momento, fue precisamente la pintura de vidrieras, junto con la de tabla y miniaturas, la que produjo los mejores ejemplos del arte del pincel durante esta etapa. Igual importancia tuvo el desarrollo del retablo, en los que se dio una fusión entre pintura y escultura, produciendo ricos conjuntos iconográficos. Los temas que se representaron fueron eminentemente religiosos, y tanto los elementos como el espacio en el que estaban inmersos eran llevados a cabo de forma simbólica, desvinculándose de cualquier referencia con la realidad. Las figuras humanas eran planas y, más que pertenecer, flotaban en un espacio, a su vez, irreal y simbólico. El siglo...

Pintura neoclásica

A diferencia de lo que ocurrió en la escultura y en la arquitectura, la pintura durante el Neoclasicismo no tuvo apenas referencias para los artistas. Tan sólo la decoración de las cerámicas o los bajorrelieves antiguos pudieron servir de inspiración a los pintores cultivadores de este nuevo estilo. La pintura neoclásica se caracterizó, en términos generales, por la precisión, simetría y equilibrio espacial; por la importancia concedida al dibujo, la ausencia de ornamentación y la iluminación neutra y fría; por la aparición, en muchos casos, de detalles arqueológicos; y por la importancia que se le daba al tema por encima de todo. El fresco del Parnaso (1761) para el techo de la Villa Albani del pintor y teórico español Antón Rafael Mengs (1728-1779), es quizá el primer ejemplo de pintura neoclásica. Con esta obra Mengs sintetizó las teorías neoclásicas, llevando a cabo una estética alejada del colorismo y efectismo típicos del Barroco. El conjunto se caracteriza por la simetría,...

Pintura renacentista

La pintura considerada renacentista fue la que se desarrolló en Italia y el resto de Europa durante los siglos XV y XVI. Para estudiar mejor esta materia, conviene diferenciar, por un lado, lo acontecido primero en Italia, país pionero del nuevo lenguaje, y, por otro, en el resto de países europeos. Quattrocento (cuatrocientos) es el nombre italiano para referirse al arte desarrollado en Italia durante el siglo XV. Durante este periodo, la pintura experimentó una gran transformación en el sistema de representación, rompiendo con las formas heredadas del Gótico y creando un nuevo lenguaje que marcaría el devenir de la pintura occidental y el arte en general a lo largo de los próximos siglos. Las características del nuevo lenguaje en lo que a pintura se refiere pueden resumirse en dos: la búsqueda de la representación fiel de la naturaleza y el desarrollo del espacio tridimensional y la perspectiva. Tal y como mencionaba Leone Battista Alberti en su tratado De pictura, los cuadros...

Pintura románica

La pintura románica se desarrolló sobre diversos soportes, entre los que destacó, por encima de todo, el muro, ejecutándose mediante la técnica del fresco. Una menor producción tuvo la pintura de miniaturas, no por ello de menor calidad. La pintura mural encontró en el mundo paleocristiano y prerrománico sus antecedentes principales, aunque también la influencia bizantina fue clave a la hora de aplicar las técnicas, de disponer la iconografía y de plasmar otros temas. De especial importancia fueron las pinturas del monasterio de Montecasino, cuyo estilo tuvo una enorme repercusión en toda Europa. La pintura mural era la empleada para decorar las iglesias y catedrales románicas. Para ello, los pintores mantuvieron la tradicional disposición iconográfica heredada del arte bizantino. Dichos temas y otros motivos no fueron distintos de los empleados también para la escultura, ya que, como venía siendo habitual durante el periodo Románico, la pintura también sirvió como elemento de...

Pintura romántica

El Romanticismo fue un movimiento cultural, intelectual y estético desarrollado desde finales del siglo XVIII hasta la mitad del XIX sobre todo en Gran Bretaña, Francia y Alemania. A pesar de que dicha corriente nació de ciertos patrones y pautas provenientes del Neoclasicismo, el artista romántico terminó por reaccionar contra este, revelándose contra su estética y sus valores universales para defender su propia subjetividad, su individualismo, sus emociones y sus sentimientos, que expresaría de forma apasionada y espontánea. La pintura romántica nació en un nuevo entorno de libertad, donde el artista podía expresar su propia sensibilidad sin atender a normas impuestas o convenciones. Superadas las exigencias estéticas impuestas por el Antiguo Régimen y liberados del mecenzago tradicional de la Iglesia y la monarquía, los pintores podían ahora exponer sus trabajos en los recién creados salones. Esta libertad se hizo extensiva a los temas; ahora los artistas se fijarían en el...

Pintura rupestre

El paleolítico es el ciclo artístico más largo de la humanidad, cuyo origen se remonta a 35.000 años a.C. y el final a 10.000 años a.C. En este intervalo de tiempo surgió el arte rupestre, caracterizado por tener como soporte paredes y techos de cuevas, así como grandes bloques de piedra, ya estuvieran éstos en cavernas o al aire libre. El arte rupestre ocupa desde la península ibérica hasta los Urales, encontrándose en la región franco-cantábrica y pirenaica más del 90% de los yacimientos decorados. No obstante, la gran mayoría de las cuevas tienen escasísimas representaciones, a veces un mero grabado. En las representaciones de animales predomina, sobre todo, el caballo y, en menor medida, el bisonte. En España también era frecuente la presencia de venados, ciervas, cabras y bóvidos. Igualmente se han encontrado especies de clima frío como el mamut, el reno, el rinoceronte lanudo y algunos carnívoros como el glotón, siendo estos últimos más comunes en las cuevas francesas. Sobre...