6 artículos

Arco (arquitectura)

En arquitectura, un arco es como un dintel curvado y por tanto un medio para cerrar un vano. Se compone de un conjunto de piezas, denominadas dovelas, de forma trapezoidal, más anchas en su parte exterior que en la interior. Estas piezas han de encajar correctamente entre sí para garantizar la estabilidad del arco. El arco como método para cerrar vanos presenta varias ventajas respecto al dintel. La primera es que ya no es necesaria una única pieza de material, de grandes dimensiones y que puede ser difícil de conseguir. La descomposición del arco en varias piezas hace que sean más sencillos de fabricar y transportar. Por último, y más importante, la forma curvada del arco hace que resista mejor las cargas a las que está sometido. Debido a esta razón, el vano que cubre un arco puede ser mayor que el que cubierto por un dintel. La forma del arco hace que las cargas a las que está sometido, y también su propio peso, se desplacen hacia las columnas que lo soportan. Es necesario por...

Arquitectura

La arquitectura puede definirse como el arte y la técnica utilizados en el diseño y la edificación de inmuebles. En el siglo I a.C. el influyente ingeniero y arquitecto romano Vitrubio afirmó que la arquitectura debía cumplir tres condiciones esenciales: resistencia, funcionalidad y belleza. Partiendo de esta declaración se puede concluir que la arquitectura es al mismo tiempo un arte y una ciencia técnica. Su estudio, por tanto, no puede ceñirse únicamente al de los diferentes estilos por los que ha pasado a lo largo de la historia, sino que debe abarcar también los problemas formales y técnicos a los que los arquitectos se enfrentan y el modo en que les dan solución. A diferencia de otros tipos de arte cuyas obras sólo tienen el fin de producir un goce estético en quien las contempla, la arquitectura posee una clara finalidad funcional. Las obras arquitectónicas, los edificios, han de prestar refugio seguro a las personas que habitan en ellos y deben servir, asimismo, como lugar...

Bóveda

Una bóveda es la prolongación en el espacio de un arco. Dicho en otras palabras: se trata de una superficie curva que cubre el espacio existente entre dos muros o filas de columnas. El tipo más sencillo de bóveda es la de cañón, formada por la prolongación de un arco de medio punto, o semicircular. La bóveda de cañón posee por tanto forma semicilíndrica. Este tipo de estructura obliga a que los muros que la sustentan sean lo suficientemente resistentes: han de ser gruesos y, en ocasiones, estar apoyados de contrafuertes: una serie de pilares de refuerzo distribuidos a lo largo de la longitud de los muros. Otro inconveniente es que los muros no pueden contar con grandes aberturas, lo que limita en gran medida la entrada de luz. Con el fin de solventar estos problemas, durante el periodo románico (siglos VIII-X) se desarrolló la llamada bóveda de arista. Ésta es el resultado de la intersección en ángulo recto de dos bóvedas de cañón. En la zona central se forma así un espacio...

Columna y dintel

En arquitectura, la estructura de soporte más sencilla es la resultante de combinar dos elementos verticales (columnas) y uno horizontal apoyado sobre ellos (dintel). El dintel es plano y sirve para cerrar un vano. Ha de resistir las cargas que actúan sobre él, además de su propio peso. Por tanto, trabaja sometido a esfuerzos de flexión, circunstancia que hay que tener en cuenta a la hora de escoger el material para su fabricación. La piedra no presenta una gran resistencia a flexión, lo que obliga a que los dinteles de este material sean cortos; es decir, que la abertura bajo ellos sea estrecha; de este modo los esfuerzos se reducen. Con materiales más resistentes a la flexión, como es el acero, pueden fabricarse dinteles de mayor amplitud. La función de las columnas es soportar el dintel situado sobre ellas. Materiales aptos para su fabricación son, por tanto, la piedra, el ladrillo y, en especial, el metal, que permite crear columnas delgadas al mismo tiempo que muy...

La arquitectura

En el siglo i a.C. el influyente ingeniero y arquitecto romano Vitrubio afirmó que la arquitectura debía cumplir tres condiciones esenciales: resistencia, funcionalidad y belleza. Partiendo de esta declaración se puede concluir que la arquitectura es al mismo tiempo un arte y una ciencia técnica. Su estudio, por tanto, no puede ceñirse únicamente al de los diferentes estilos por los que ha pasado a lo largo de la historia, sino que debe abarcar también los problemas formales y técnicos a los que los arquitectos se enfrentan y el modo en que les dan solución. A diferencia de otros tipos de arte cuyas obras sólo tienen el fin de producir un goce estético en quien las contempla, la arquitectura posee una clara finalidad funcional. Las obras arquitectónicas, los edificios, han de prestar refugio seguro a las personas que habitan en ellos y deben servir, asimismo, como lugar de desarrollo para numerosas actividades sociales. En definitiva, han de ser una respuesta a las necesidades del...

Muro

Construcción vertical cuyo objetivo es cerrar, proteger o delimitar un espacio. Existen básicamente dos tipos de muros: los de carga y los de cierre. Los muros de carga son los que no sólo soportan el peso de ellos mismos, sino también de suelos, techos, personas, muebles y, en general, todos los elementos situados por encima de ellos. Por cumplir esta función deben contar con una resistencia notable, y los materiales con que sean fabricados deben estar en consonancia con ella: piedra u hormigón. Cuando los muros de carga han de soportar únicamente cargas verticales pueden ser más delgados en su parte superior que en su base. En los casos en que deban hacer frente también a cargas laterales, serán igual de gruesos en toda su sección, e incluso pueden estar reforzados en los puntos de aplicación de las cargas. Las ventanas y demás aberturas debilitan los muros, concentrándose los esfuerzos verticales en esos casos en los laterales de las aberturas, por lo que los muros deben estar...